El Hyperloop, también bajo el mar