Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Fiat Mobi Way: prueba de manejo

En Pruebas | Miercoles, 15 de Marzo 2017

compartir:

Siendo el Uno una suerte de intermedio entre un urbano y un subcompacto, Fiat abrió un lugar en su gama para otro auto del segmento A.  
 

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)                     Fotos: Carlos Quevedo

 

Fiat ha sabido identificar un subnicho que no lograba satisfacer con su vigente y más crecido Uno. El resultado es un Mobi que llega a competir como el auto más corto de su segmento... claro, eso si no incluimos a un smart forfour más chico y en un rango de precios distinto.

 

 

Se tomó parte de la plataforma del Uno en la estructura frontal y, más hacia atrás, se hizo un desarrollo desde cero. Así, quedamos con un hatchback justo por debajo de la barrera de los 3.6 metros, cuando el Uno está por encima de los 3.8. Por ancho, el Mobi gana tres centímetros contra su compañero de marca y a lo alto son idénticos si tomamos como punto de comparación las versiones Way. La distancia entre ejes queda en únicamente 230 centímetros para el Mobi, siete menos que en el Uno.

 

 

Hace 10 años era difícil encontrar un interior bien hecho en un auto de entrada proveniente de Brasil, y si bien el Mobi no es ningún exponente de calidades, está resuelto con inteligencia si consideramos su precio y su competencia más cercana. Los remates están terminados con texturas que van desde pequeñas líneas hasta patrones con puntos que dan vida a las zonas oscuras. Algún acento cromado ayuda junto a un bonito plástico en una tonalidad cobre mate alrededor de la radio. Es bueno incluso ver viseras con tapas sobre los espejos de vanidad o unas vestiduras bicolor y con relieves. Tal vez el único ajuste mejorable es aquel entre el tablero y la consola de piso.

 

 

Atrás sobra decir que hay lugar, si acaso, para dos personas. Y eso si no superan los 1.80 metros de estatura, pues el espacio disponible para las piernas condiciona para trayectos muy cortos. No se puede esperar nada distinto.

 

Un aspecto que hay que resaltar es que el recorrido longitudinal del asiento del conductor es muy corto, así que conviene para los más altos realizar una prueba para ver si se acomodan bien. El blando mullido de los respaldos es otra demostración de que el auto se pensó para trayectos urbanos.

 

 

Hasta cierto punto, todos los coches tienen algo de versátil. El Mobi es de esos vehículos en donde esa dualidad de usos queda casi anulada y el motivo es su impulsor de un litro y cuatro diminutos cilindros (en Brasil también hay otro 1.0, pero de tres pistones).

 

Callejeando cumple su labor y si acaso pide una o dos reducciones de cambio más para que no empiece a vibrar y recupere con más presteza, pero basta salir a carretera y que aparezca una mínima pendiente para que, aun yendo por encima de 4,500 vueltas y aprovechando unas relaciones de caja cortas (a 120 km/h en quinta ya va a más de 4,000 rpm), la escasa ganancia en velocidad pida paciencia y no tardemos en empezar a estorbar.

 

 

Su manejo en general es el típico de los Fiat brasileños, donde la palabra “blando” prevalece. La suave dirección no es tan lineal y, si se logra ir rápido a punta de impulso, tiende a flotar aunque sin asustar.

 

El selector de marchas muestra largos recorridos y más bien poca firmeza en transiciones, aunque decente precisión, más cuando se cuenta con un embrague que no corta tan alto, pero lo mejor al final es una suspensión que se traga hoyos de la peor calaña gracias a un perfil de rueda abundante y un calibrado de amortiguación permisivo en donde los movimientos de carrocería de todo tipo están a la orden del día, pero se va con tranquilidad sobre las pésimas calles que tanto abundan. De verdad da gusto pasar sobre esos asfaltos rotos sin el estrés de dejar una llanta dañada.

 

 

Por último, los frenos son el otro factor que nos hace recomendar el Mobi solo para ciudad, pues están capacitados para bajas velocidades y así nos lo hacen saber unos discos delanteros que no son ventilados. La fatiga en nuestros exámenes fue considerable, aunque en su uso lógico nunca se manifestará.

 

 

La propuesta del Mobi hace interesante el nicho de los autos más accesibles de México gracias a una cabina bien pensada, una suspensión configurada para vías precarias, una mecánica simple y económica y un equipamiento de seguridad de fábrica que cumple con los mínimos requerimientos en un auto moderno. Fiat ha sido un especialista en vehículos citadinos y aquí lo ha demostrado.

 

Unidad probada

 176,900 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Interior bien pensado

-      Suspensión resistente

-      ABS y doble airbag en todas las versiones

 

NOS GUSTARÍA

-      Discos ventilados adelante

-      Solo un poco más de potencia y torque

-      Dirección más precisa

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.0 l

Potencia máxima: 73 HP a 6,250 rpm

Par máximo: 93 Nm a 3,850 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Manual, cinco velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 359 x 168 x 155 cm

Distancia entre ejes: 230 cm

Cajuela: 215 litros

Peso vacío: 940 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 22.14 s

Rebase 80 a 120 km/h: 25.16 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 42.43 m

Consumo medio: 13.95 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Tesla Model S P100D: prueba de manejo

>Audi S5 2018: prueba de manejo

>Range Rover Evoque Convertible: prueba de manejo

>McLaren 720S: contacto exclusivo

>Porsche 911 GT3: contacto exclusivo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive