Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Honda Accord Sport Plus vs. Toyota Camry SE

En Comparativa | Lunes, 23 de Abril 2018

compartir:

Dos sedanes medianos recién lanzados en el mercado mexicano, que además son dos de los autos con mayor demanda en Estados Unidos. Aquí, la usual batalla entre dos gigantes japoneses por el amor de miles de familias.  
 

Por Manuel Fernández (@Manuel_tcf)                           Fotos: Carlos Quevedo

 

Y así sea una disputa entre orientales, también es muy americana, pues estos dos coches se desarrollaron pensando en Estados Unidos y, de hecho, también se fabrican allá: el Accord llega de Ohio, el Camry de Kentucky.

 

 

Hablamos de dos generaciones del todo renovadas y de versiones intermedias que se espera acumulen un volumen mayor de ventas que sus contrapartes con el motor más potente y la mayor cantidad de equipamiento. En el Honda el elegido fue un Sport Plus con el impulsor 1.5 turbocargado que reemplaza al 2.4 aspirado de su predecesor directo, asociado todavía a una caja CVT (mecánica ya conocida en el Civic y la CR-V). En el Toyota van a la fija y optan por un más tradicional 2.5 de aspiración natural, renovado para ser más eficiente, aunque la transmisión es una automática de ocho velocidades.

 

 

Si se busca espacio, ambos son una buena opción para que dos personas viajen holgadas atrás y tres se aprieten un poco. Los centímetros extra para las piernas en el Accord en la segunda fila se compensan en el Camry con más altura al techo, pues la forma más de fastback del Honda resta habitabilidad en ese sentido. En estas variantes, el Toyota tiene el extra de salidas de aire al final de la consola central, a lo que se suma su aire acondicionado más poderoso. El Honda sale favorecido por una boca de carga más amplia hacia una cajuela mayor (472 contra 427 litros).

 

 

Solo con analizar las cotas de habitabilidad se deja atrás la suposición fácil de que el Toyota es el práctico y el Honda el que más se enfoca hacia el conductor, pues en ambos casos se nota un trabajo a conciencia para conseguir un automóvil satisfactorio desde varios puntos de vista. Aunque en general los dos ofrecen una sólida calidad de armado, en el Camry la atención al detalle está más conseguida vía unas molduras decorativas más elaboradas, una guantera que no cae de golpe al abrirse o pormenores mínimos pero valiosos como unas viseras extensibles. La imitación piel no se hace esperar para acompañar los típicos plásticos abullonados y se deja ver en los costados de la consola central en el Honda y en parte del tablero del Toyota.

 

 

Al momento de acomodarse para conducir, de nuevo salen virtudes para cada una de estas opciones: en el Accord se va más bajo y de una forma más asociable a un coche con cierta intención deportiva, pero el Camry responde con unos asientos que abrazan más, aunque carecen del apoyo lumbar de cuatro posiciones del Honda (en el Toyota solo entra y sale, no sube y baja). Eso sí, preferimos las vestiduras en piel del Accord a las mixtas del Toyota, pero eso obedece más a que estas versiones de equipamiento no son directamente comparables, aunque en lo mecánico sí lo sean.

 

 

Del Camry no esperábamos, por ejemplo, un acelerador anclado al suelo, solución típica de autos en los que se busca una mayor precisión en su manejo y no de un sedán de orientación más bien conservadora. La visibilidad y maniobrabilidad tiende a ser más fácil en el Toyota, aunque en los dos hay retrovisores externos de buen tamaño y cámaras traseras con guías.

 

 

Si hablamos de ergonomía, el Honda saca un poco la cara con nimiedades como una perilla del cambio de emisoras puesta a la derecha, donde muchos la buscan, pues en el Toyota está reubicada a la izquierda, junto a la del volumen... cuestión de costumbre. Además, el Honda tiene una pantalla táctil más fácil de usar (nos demoramos menos asociando el teléfono) que de paso sí cuenta con Android Auto y Apple CarPlay.

 

 

El sedán mediano perfecto se podía armar juntando componentes de este par de japoneses, pues así ninguno sea impecable en el plano dinámico, muestran sus respectivas virtudes en distintos apartados.

 

Algo a resaltar: el excelente consumo en carretera de cualquiera de los dos, que a ritmos legales y razonables en plan viajero pueden acercarse o, con cierta paciencia y pericia, hasta superar registros de 20 kilómetros por litro.

 

 

El 2.5 del Toyota está muy bien equilibrado pues además de eficiente, entrega una respuesta que no esperábamos tan pareja y saludable para un naturalmente aspirado que tiene que lidiar con tonelada y media. La aceleración a medio régimen es excelente y se complementa con una de las mejores cajas automáticas entre otros vehículos equivalentes, con ocho relaciones bien escalonadas (algo largas las de despegue para después acortarse), con pocos retrasos, sea ante la necesidad de un kick-down o en modo manual y que tiende a ser refinada la mayoría de las veces, con algún ocasional y perdonable jaloneo. Tan logrado conjunto es diametralmente opuesto a lo ofrecido en el Honda, un 1.5 turbocargado cuya respuesta irregular inherente al turbolag se combina con la demora de una transmisión CVT, en la que es típico que no haya una relación lineal entre la presión sobre el acelerador y el momento en que, en efecto, el coche comienza a avanzar al ritmo que queremos.

 

 

Así, el Accord no es tan preciso en maniobras urbanas como incorporaciones pero una vez superado el umbral de carga de la sobrealimentación, a unas 2,300 rpm, muestra un desempeño superior al Camry como trueque a un manejo no tan llevadero en el tráfico diario. Para obtener mejores resultados, optamos por activar la modalidad Sport de manera permanente y así era más inmediato a nuestras solicitudes sin resultar muy sensible tampoco. Y de querer retener un poco más, la CVT simula en modo manual siete marchas operables desde las paletas del volante (en el Toyota se puede tanto desde el volante como desde la palanca).

 

 

Que el Accord sea en la práctica más rápido también se refleja más allá de una autopista. Su carácter más planteado para aquellos que les gusta conducir (salvo por la contradicción de su caja) está en que la comodidad y tranquilidad del Toyota se convierte en una estabilidad y control mejores ante inercias, con apoyos más rápidos entre curvas o ante frenadas intempestivas, una dirección más consistente y un poco menos asistida, y un aplomo que lo hace sentir más ligero... porque en efecto lo es por unos 100 kilogramos.

 

 

A cambio, su marcha es más nerviosa a consecuencia también del menor perfil de llanta. Para un viaje tranquilo está el Camry, para alguien que quiera sacarle el jugo a su coche en un plan más divertido, el Honda tiene todo el trasfondo técnico para no decepcionar en ese sentido. De hecho, aun con llantas de especificación M+S, tiene mucho mérito que durante nuestros exámenes las distancias del Accord en detenciones de pánico hubieran sido mejores a las del Camry, que también registraron números muy buenos, pero con menor control al haber algunos rebotes del eje trasero que, en todo caso, no afectaron la seguridad. A favor del Honda también el tacto más directo al pedal, sin que la modulación del Camry sea mala en absoluto.

 

 

El Camry en esta variante es todo un ganador si se habla de relación costo/beneficio. Cuesta menos y tiene la mejor transmisión, nos arrojó mejores consumos de combustible, es más cómodo y robusto en ciudad y en seguridad está mejor equipado, con faros LED en altas, medias y diurnas (Accord en diurnas y medias, halógenas en altas) y con 10 bolsas de aire en lugar de ocho.

 

 

Pero si nos vamos hacia el lado pasional, el Accord arrasa con un chasís muy superior ante cualquier situación exigente, mejores frenos, mejor dirección y un desempeño de su motor y caja que sacrifican en suavidad y facilidad de uso a cambio de mucha rapidez. Y tampoco es que sea menos práctico.

 

Con el Toyota no se equivocarán los más analíticos, pero con el Accord se sabe que también es posible divertirse con un coche grande y racional.   

 

Honda Accord

 

Unidad probada

506,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Agilidad del chasís

-      Respuesta de frenos

-      Ergonomía

 

NOS GUSTARÍA

-      Una caja que no sea CVT

-      Mayor cuidado en algunos acabados

-      Mayor altura para pasajeros traseros

 

Toyota Camry

 

Unidad probada

449,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Funcionamiento de caja

-      Equipamiento de seguridad

-      Mejora en tacto de dirección

 

NOS GUSTARÍA

-      Mayor estabilidad en frenadas abruptas

-      Aún más espacio atrás

-      Android Auto y Apple CarPlay

 

Resumen técnico

 

 

Honda Accord

Toyota Camry

MOTOR

 

 

Tipo/cilindrada:

L4, 1,498 cc Turbo

L4, 2,487 cc

Potencia máxima:

188 HP a 5,500 rpm

201 HP a 6,800 rpm

Par máximo:

260 Nm entre 1,500 y 5,000 rpm

241 Nm a 5,200 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

Caja:

Automática,

Automática,

 

CVT

ocho velocidades

Tracción:

Delantera

Delantera

DIMENSIONES

 

 

Largo x ancho x alto:

488 x 186 x 145 cm

488 x 184 x 144 cm

Distancia entre ejes:

283 cm

282 cm

Cajuela:

473 litros

427 litros

Peso vacío:

1,469 kg

1,515 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL(a 2,240 msnm)

 

 

0 a 400 metros:

17.31 s

18.07 s

Rebase 80 a 120 km/h

7.08 s

8.71 s

Frenado de 100 a 0 km/h:

38.64 m

40.41 m

Consumo medio:

12.0 km/l

14.58 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Comparativa

>Audi SQ5 vs. BMW X3 M40i

>Jeep Cherokee Overland vs. Jeep Cherokee Trailhawk 2019

>Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid vs. Tesla Model S P100D

>Nissan GT-R vs. GT-R Track Edition vs. GT-R Nismo

>Seat Ibiza FR 1.0 TSI vs. Suzuki Swift 1.0 Boosterjet

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive