Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Jaguar E-Pace R-Dynamic First Edition 2018: prueba de manejo

En Pruebas | Viernes, 27 de Julio 2018

compartir:

La más reciente entrega de Jaguar pluraliza la oferta de SUVs en la casa y este nuevo E-Pace también refrenda la herencia deportiva de la firma británica.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)                                 Fotos: Carlos Quevedo

 

Una estampa sólida, con rasgos ya apreciados en su más reciente sedán XE, corroboran la seria intención de Jaguar de convertirse en una de las firmas de corte premium más exitosas de los años recientes.

 

 

Construida sobre la plataforma del Land Rover Evoque, debidamente ajustado en habitabilidad, la E-Pace simboliza hoy por hoy la fuerte mentalidad de los creadores de la otrora casa tradicional inglesa.

 

 

Su cintura alta, con ese ensanchamiento a la altura de las salpicaderas del segundo eje, ayuda a crear la ilusión de unas caderas femeninas que seduce a la mayoría de la gente. Las formas en general son robustas, obligadas en esta clase de carrocería y también porque la competencia más directa apela a figuras que impongan respeto o por lo menos generen la expectativa de un vehículo capaz de todo.

 

 

Su interior califica de formas menos ostentosas y la buena calidad rezuma en todos los acabados aunque hay plásticos que revelan cierta economía de materiales como los que rodean a la cúpula. Debido a que tratamos con una variante de incursión comercial, llamada atinadamente First Edition por la casa, esta versión también presume el paquete R-Dynamic, que agrega en lo visual un fino ribeteado en hilo rojo que bordea el tablero, los asientos, así como otros acentos deportivos.

 

 

El tablero exhibe una distribución sencilla, con una cúpula de corte clásico que alberga dos relojes analógicos –velocímetro y tacómetro–, columnas visuales de una pantalla central que nos deja ajustar varios elementos de comodidad y también saber algunos pormenores del SUV o del viaje. Al centro del tablero figura una táctil horizontal de magnífica resolución. Desde aquí ajustamos un par de sistemas más –música, navegación, clima, entre otros– con una facilidad no tan inmediata porque su interfaz no resulta tan intuitiva como nos gustaría; hay que explorar un poco antes con el consabido ensayo de prueba y error para comprenderla mejor.

 

 

Acomoda a cinco adultos, con buenos sillones y mejor acojinamiento, pensado para viajes largos o divertidos, según sea la óptica del momento. Y la cajuela resulta mejor de lo que su portón inclinado podría indicar; muy buena utilización del volumen pues la rueda de refacción no altera su capacidad en litros.

 

 

En cuanto a su andadura, este E-Pace presume una marcha firme, que puede resultar ligeramente áspera si el tramo a recorrer califica de maltrecho o desigual. Sin embargo, en vías de buen terminado, su rodaje califica de aplomado, soportando y asimilando de buena manera los cambios de masas en zonas sinuosas, muy bien equilibrado, sin devaneos del segundo eje.

 

Allí, donde las montañas dejan que sus orgánicas y regordetas siluetas sean tapizadas con asfalto, la E-Pace luce como una de las mejores de su categoría.

 

 

Su actitud es prácticamente neutral, con apenas un discreto balanceo de su alta carrocería. Solo su considerable masa –casi 1,900 kg en báscula–, incide en curvas muy cerradas, propiciando un fino subviraje, controlable con un giro de muñecas. Claro que no todo el mérito es mecánico porque a la notable tracción integral se suma una electrónica que interviene de manera muy precisa para lograr esa gran agilidad al volante. Ello coadyuva para que la sensación de manejo sea placentera y con una retroalimentación tan rica que la conducción se goza en todo momento. Excelente para entusiastas.

 

 

Y el corazón de dos litros turbocargado se acompaña de una transmisión automática de nueve escalones, que si bien no son tan cortos como los apreciados en un coche de corte deportivo, cumple muy bien para las expectativas raudas de sus usuarios. De hecho, el escape presume una entonación que encanta a oídos velocistas. Excelente.

 

 

Además, la caja dispone de cuatro programas –Lluvia/Nieve/Lodo, Eco, Comodidad y Dynamic–, siendo la mejor opción la última no solo por obvias razones de los parámetros más agresivos, sino porque al colocar la palanca en la casilla lateral, accedemos al estatus S Sport, disponible en todos los modos–, que “obliga” a conservar el engranaje seleccionado incluso si alcanzamos el corte de inyección. Por si fuera poco, la pantalla al centro de la cúpula –y el despliegue virtual sobre el parabrisas, el famoso HUD, Head-Up Display–, nos indica con un gran número en qué relación vamos “jugando” así como un fina pero apreciable referencia del tacómetro cuando alcanzamos la zona roja.

 

 

Quizá el punto negativo del nuevo propulsor Ingenium es que si bien despierta con energía por arriba de las 2,500 rpm, al superar las 5,500 decae notoriamente ese empuje, lo que aletarga la reacción en cambios de velocidad. No es malo pero hay que tenerlo presente al practicar una conducción exigente o velocista pues esta condición puede hacernos creer que el coche está limitado o gobernado.

 

 

Respecto al tema de frenos, la respuesta es congruente a la propuesta familiar con deseos de rapidez. De buen tacto, posee algunos centímetros de suavidad para que los usuarios menos radicales logren una detención más suave.

 

Eso sí, el gasto de combustible no es tan económico como esperaríamos pero si se tienen 250 HP bajo el cofre no se pueden exigir ahorros serios de combustible.

 

 

Por una etiqueta cercana a 1,220,000 pesos, podremos poseer una de las SUVs de mejor comportamiento dinámico del mercado mexicano, pese al tamaño, un motor no tan potente y una caja que no siempre reacciona como nos gustaría. Quizá no tenga esa imagen deportiva o clasista de otros ejemplares de igual posición, pero su diferencia estética y su herencia pueden ganarle más de un seguidor, sin olvidarse de una practicidad tan buscada en estos mercados posmodernos hoy consumidores de la figura de la camioneta familiar. 

 

Unidad probada

 1,217,600 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Aspecto sólido

-      Habitabilidad

-      Dirección rápida

 

NOS GUSTARÍA

-      Mejor gasto de combustible

-      Un precio más razonable

-      Mejor empuje del motor arriba

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1,998 cc, turbo

Potencia máxima: 249 HP a 5,500 rpm

Par máximo: 365 Nm entre 1,200 y 4,500 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, 9 velocidades

Tracción: Integral emergente

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,757 kg

Tanque de combustible: 68 litros

Largo x ancho x alto: 439 x 198 x 165 cm

Distancia entre ejes: 268 cm

Cajuela: 577 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.17 s

Rebase 80 a 120 km/h: 6.87 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 38.7 m

Consumo medio: 10.8 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

>Lincoln Navigator Reserve 2018: prueba de manejo

>Ford EcoSport Titanium TA 2018: prueba de manejo

>Volkswagen Teramont Highline 3.6 FSI 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive