Precios y datos de todos los autos

Jaguar F-Pace First Edition vs. Porsche Macan GTS vs. Porsche Cayenne GTS

En Comparativa | Jueves, 06 de Octubre 2016

compartir:

Jaguar propone su primera SUV a su forma en estilo e ingeniería, lo necesario para querer sorprender al comprador más exigente en un nicho al que llegan tarde. La pregunta es... ¿Contra quién va?  
 

Por Manuel Fernández (Mfer_89)           Fotos: Carlos Quevedo

 

Un debate que se repitió entre colegas, dentro de la redacción o en esas típicas charlas entre enfermos de los autos, versó sobre la competencia de la Jaguar F-Pace, cuyo arribo internacional y local resultó todo un suceso por razones que sobra explicar.

 

 

Y, sin excepción, se citó siempre a Porsche. ¿Es más Macan o más Cayenne? Tal vez la referencia directa a Porsche se da porque la conversación fue siempre entre apasionados del automóvil, y a lo mejor porque implícitamente se sabe que los alemanes instalados en Stuttgart parecieran crear la referencia en su segmento al menos si de manejo se habla. Y a nosotros nos gusta manejar.

 

 

Así, y sin haberlo comentado mucho, un día apareció en el pizarrón de contenidos de la revista que una F-Pace se compararía a una Cayenne y a una Macan. La idea no fue de quien escribe estos renglones, pero dadas las repetidas conversaciones relacionadas al respecto, tenía toda la lógica responder a dicha pregunta de una vez por todas. Al fin y al cabo contamos con las herramientas.

 

 

Primero, un poco de números. Por longitud, la británica está más cerca de la Macan, pero más cerca de la Cayenne por ancho, alto y distancia entre ejes. Y hay otro tema muy importante: no es la más pequeña, pero la F-Pace es la más liviana cortesía de su estructura casi toda en aluminio.

 

Todo se pone más interesante en el tema mecánico: Porsche nos envió dos unidades GTS, con sendos motores sobrealimentados por dos turbocargadores (de tres litros en la pequeña, 3.6 en la grande) y cuya principal diferencia recae en la transmisión, pues la Macan es la única con doble embrague, mientras la Jag supercargada y la Cayenne comparten la famosísima ZF 8HP de convertidor de par, si bien programada a criterio de cada fabricante. Para hacerlo todo más justo, tuvimos la suerte de que las tres equiparan de fábrica cauchos Pirelli P Zero de casi idénticas especificaciones, si acaso con cambios típicos en índices de carga y velocidad (W o Y) y un eje trasero con más ancho en la Macan.

 

 

Habiendo tenido diferentes aventuras con ésta y otras Cayenne GTS (la de las fotos la estrenamos recién se matriculó y con otra cruzamos media Francia), los primeros kilómetros transcurrieron en la Jaguar.

 

Sí, hubo también un pedacito de montaña y las tres las hemos manejado en pista, pero el tramo elegido para acumular más distancia consiste en el que usarán muchos de sus potenciales propietarios en México, o sea carreteras de paga con buen asfalto por lo general, capacidad de ir a altas velocidades que no necesariamente estarán de acuerdo con límites legales impuestos con la recaudación en mente y muchas curvas abiertas. Al final, estas criaturas se concibieron para cubrir largas distancias.

 

 

Y cómo no, la F-Pace pone el estándar alto de inicio. La marcha tan comunicativa del estado del asfalto delata cierta intención deportiva, aunque es así por un corto recorrido que se compensa en una excelente comodidad, virtud de una distancia entre ejes larga y un reglaje poco rígido incluso activando el modo “Dinámico” de conducción, que endurece de paso la anestesiada, aunque precisa y segura dirección de asistencia eléctrica, tiende a llevar las vueltas del 3.0 más arriba y en los instrumentos del todo digitales traslada el tacómetro al medio de la pantalla, además de hacer resonar más el V6.

 

Un poco de exigencia y la carrocería tendrá esa reacción no tan inmediata a un giro repentino tan típico de una SUV, lo que no implica torpeza ni mucho menos, pues no habrá rebotes ni algún eje muy sobrecargado. La ventaja de peso es evidente y lo voluminoso engaña. Lo menos destacable, por tacto, son unos frenos con un recorrido algo muerto al comienzo del trayecto del pedal, dosificables al final, pero nada que alardear.

 

 

Del F-Type S o ciertas Range Rover se extrae el impulsor que, dicho sea de paso, es el más refinado del grupo, cuyo supercargador elimina el turbolag, inevitable en todos los motores dotados con aquel sistema de inducción forzada. Eso es más evidente desde el arranque, menos abrupto en la inglesa y con un empuje constante y gradual, suavidad que se acompaña por una nota ronca al comienzo y más musical en altas, casi exótica y, sin duda, muy llamativa. La mancuerna con la transmisión es la correcta, cambios que se hacen casi de inmediato al activar la modalidad manual y un kick-down a veces demorado en “D” que se resuelve en parte al pasar la perilla redonda a “S”, si lo que se desea es la máxima aceleración.

 

 

A bordo, pareciera no ser tan vistoso el diseño como afuera de no ser por la bella iluminación ambiental. La ergonomía es excelente, cede lo suficiente a los mandos táctiles manteniendo en un límite razonable la utilización de botones físicos. Cierra con unos asientos forrados en piel con la mayor calidad de las tres. La posición de mando es alta y dominante, más similar a la Cayenne que a la Macan.

 

Mismos kilómetros, mismo camino. Vamos de regreso ahora en la Macan GTS, aunque los comentarios a continuación bien podrían aplicar para una Turbo.

 

 

La postura de manejo no es la típica en una SUV. Se va bajo y Porsche ha sido muy perfeccionista en el sentido que los pedales están más profundos y el volante más vertical y cercano. El asiento, así carezca de un ajuste tan básico como el apoyo lumbar en esta unidad (aunque la cabecera se gradúa en alcance en relación a la Jag), se siente con un abrazo permanente que nos hace pensar por un rato que estamos en un automóvil de serio perfil dinámico y no en el producto hecho para hacer (más) rentable a la casa germana. El cuerpo casi va succionado y el mayor margen de inclinar la banca nos absorbe más. Además, los instrumentos analógicos van al grano con un enorme tacómetro al centro y más información relativa al funcionamiento mecánico (presión y temperatura del aceite, por ejemplo).

 

 

Sí, la Macan es una SUV, pero su propuesta se inclina hacia un comprador más especializado, lo dice su diseño externo e interno y también su conducción: el sistema de dirección lo envidiarían muchos automóviles que se precian de deportivos, si en la F-Pace es intuitiva, aquí lo es al milímetro, al mínimo movimiento sin llegar a sensibilidades excesivas, no hay que adivinar ni siquiera un poco y las manos van más conectadas al camino, no es necesario subir demasiado el grado de asistencia para dar la impresión de precisión.

 

 

Igual aplica para una marcha más directa, con un toque más rígido sea en el modo que se vaya (Normal, Sport o Sport+). Menos refinamiento a cambio de mayor agilidad, así la masa en esta Porsche sea mayor. La salida de un giro acelerando sin miedo puede llegar a ser irreal, con cabeceos y balanceos menores y un apoyo soberbio, sin algún nerviosismo ocasional de la inglesa. La Macan GTS es una de las pocas SUVs del mercado que verdaderamente se merece el tan quemado término “deportiva”. De nuevo, solo el tacto del freno le quita brillo al conjunto, pues no, no tiene esa modulación impecable de un 911 porque eso sería mucho pedir.

 

 

Queda un tres litros más enérgico a medio régimen, con más ganas de comerse el tacómetro hasta que cercano al límite de giro (casi en las 7,000 rpm, igual que la Jaguar) se estabiliza con un empuje lineal y que se siente menos contundente de lo que es. La cereza en el pastel es la caja más rápida, con transiciones que pueden ser fugaces en modo manual (depende de la carga en el pedal derecho), reducciones impecables con simulación de punta y taco y, para colmo, mayor suavidad.

 

 

Ahora hay que repetir kilómetros con la Cayenne, otrora herejía de Porsche que la salvó del abismo de una vez por todas. Y es que el redactor de este texto recuerda al conducir un todoterreno de estos aquella vez que, antes de manejar por primera vez un auto de la marca, se propuso que el día que lo hiciera, tendría que ser un Porsche “real”, un 911, un Boxster o un Cayman (terminó siendo un Boxster). ¿Por qué la cita anecdótica? Porque manejar una Cayenne (o un Cayenne) no refleja esa emoción de sus otros hermanos de gama, o al menos no en el sentido más amplio que va mucho más allá de una aceleración intensa (algo que tampoco dan todas las Cayenne, aunque sí la mayoría).

 

Y eso sigue pasando con la GTS, versión que no implica la mayor aceleración, pero sí el enfoque más deportivo... o lo que quiera que se defina como deportivo en este caso. (¿Ven lo de la palabra quemada?).

 

 

Es la más rápida aquí, una devoradora de autopistas con el propulsor más contundente, que igual tiene que lidiar con el mayor peso. Y el V6 más rabioso (el V8 que tan lindo sonaba quedó en el pasado, no lo olviden) se une a la transmisión más lenta, suave pero que nos hace esperar un intervalo mayor entre nuestra intención para hacerla reaccionar y cuando en efecto lo hace. Todo se mezcla con el mayor nivel de comodidad, con un andar homogéneo a pesar de los gigantescos rines opcionales, a veces un tanto blando, pero que en apoyo no se refleja en lancheos o rebotes desconcertantes, solo que al excederse el subviraje será mayor y evidente.

 

 

El tren delantero es el que más tiende a barrerse, al límite la Cayenne es la que más se siente en aprietos, al cambiar de rumbo súbitamente sus apoyos no son tan rápidos como en la británica, mucho menos que en su hermana menor. Sus mandos comunican lo mismo: desde una dirección más suave de mover, que no nos transmite tanto hasta el freno más largo en la carrera del pedal (lo que no evitó las mejores distancias). La inmediatez es menor y los kilos e incluso la edad se reflejan.

 

 

¿Qué nos da a cambio? No mucho más espacio interior (excepto la cajuela), pero sí los acabados más impecables del grupo y de todo el segmento en el que compite. En la Macan es fácil quejarse de algún plástico económico en la consola central o de sus baratos parasoles del mismo material que no van iluminados (es opcional, increíblemente), mientras en la F-Pace no cuadra mucho la visera sobre la instrumentación en un remate rígido o una tapa de la guantera con un borde cortante impropio de algo del precio (y lo corroboramos en otras cuatro unidades). Eso no pasa en la Cayenne, que goza del mayor cuidado en materiales, ajustes y esos pormenores de los que solo se daría cuenta un enfermo meticuloso (ejem...). Va quedando claro a quién se parece más la F-Pace.

 

 

Lo bueno de que Jaguar no haya seguido las reglas para hacer una SUV es que concibió un producto con un bien logrado balance que refleja también su filosofía de marca. Es definitivo que no es la más deportiva de su nicho, pero tampoco la más torpe o enfocada hacia el viajero, tarea que igual cumpliría cabalmente dado el caso.

 

 

La ingeniería aplicada a su estructura y suspensiones le confiere un comportamiento dinámico con más carácter que en la gran mayoría de SUVs, con la ventaja de que no hay una merma en confort que muchos compradores podrán llegar a valorar. Es acercarse a la radicalidad de la Macan, sin sacrificar tanto de esa marcha consentidora de la Cayenne. Todo eso se envuelve con ese aferramiento al supercargador que no se traduce en mejores prestaciones, pero sí en un funcionamiento muy particular de los ingleses. No se trata de buscar la última décima, sino de imprimir un sello incluso en la forma de trabajar de sus creaciones (ya hicieron un evidente trabajo en lo visual).

 

 

¿Conclusión? Por si no ha quedado claro, la F-Pace es más Macan que Cayenne, pero en los aspectos clave se parece a esta última para ofrecer un poco de ambas al que no quiera irse por los extremos.

 

 

Jaguar F-Pace First Edition

 

Unidad probada

 1,884,135 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Diseño diferenciado

-      Sonido y suavidad del V6

-      El equilibrio estabilidad-comodidad

 

NOS GUSTARÍA

-      Acabados más cuidados

-      Instrumentos más completos

-      Dirección más comunicativa

 

 

Porsche Macan GTS

 

Unidad probada

1,147,000 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Precisión y agilidad

-      Rapidez de caja

-      Posición de manejo

 

NOS GUSTARÍA

-      Más equipamiento de serie

-      Acabados más parejos

-      Mejor tacto del freno

 

 

Porsche Cayenne GTS

 

Unidad probada

 1,590,000 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Nivel de acabados

-      Calidad de marcha

-      Estabilidad en altas

 

NOS GUSTARÍA

-      Mejor tacto de freno

-      Dirección más comunicativa

-      Menos peso

Resumen técnico

 

 

Jaguar F-Pace

First Edition

Porsche Macan GTS

Porsche Cayenne GTS

MOTOR

 

 

 

Tipo/cilindrada:

V6, 3.0 l, supercargador

V6, 3.0 l, turbo (2)

V6, 3.6 l, turbo (2)

Potencia máxima:

380 HP a 6,500 rpm

360 HP a 6,000 rpm

440 HP a 6,000 rpm

Par máximo:

450 Nm a 4,500 rpm

500 Nm a 1,650 rpm

600 Nm a 1,600 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

 

Caja:

Automática,

Manual robotizada,

Automática,

 

ocho velocidades

siete velocidades

ocho velocidades

Tracción:

Integral permanente

Integral permanente

Integral permanente

DIMENSIONES

 

 

 

Largo x ancho x alto:

473 x 193 x 165 cm

469 x 192 x 160 cm

485 x 195 x 168 cm

Distancia entre ejes:

287 cm

280 cm

289 cm

Cajuela:

508 litros

500 litros

670 litros

Peso vacío:

1,820 kg

1,895 kg

2,110 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL(a 2,240 msnm)

 

 

 

0 a 400 metros:

15.22 s

14.16 s

13.83 s

Rebase 80 a 120 km/h

4.61 s

4.34 s

3.82 s

Frenado de 100 a 0 km/h:

37.79 m

38.06 m

37.07 m

Consumo medio km/l:

8.87

9.31

8.72

 

Comentarios

también te puede interesar:

Comparativa

>Alfa Romeo 4C Spider vs Porsche 718 Boxster S

>Jaguar F-Type R AWD vs. Triumph Speed Triple R

>Chevrolet Sonic RS vs Renault Sandero R.S. vs Suzuki Swift Sport

>Fiat 500L vs Kia Soul

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive