Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Jaguar F-Type R AWD vs. Triumph Speed Triple R

En Comparativa | Martes, 06 de Septiembre 2016

compartir:

Dos instituciones del Reino Unido se enfrentan en nuestro querido trazado en medio de la planicie hidalguense. El F-Type R hace una nueva visita a la redacción con motivo de un cambio técnico y aprovecha para encontrarse con una moto gemela por nombre, carácter y procedencia.  
 

Por Manuel Fernández           Fotos: Carlos Quevedo

 

Es la cuarta vez que un Jaguar F-Type, en su aún muy vigente generación, pisa la redacción de AUTOMÓVIL. Un auto del que es imposible cansarse al punto de volverse un huésped muy frecuente en los estacionamientos asignados para la revista, solo superado tal vez por otro de nuestros favoritos de todos los tiempos: el Porsche 911.

 

 

¿Cuál fue la excusa esta vez? La decisión de Jaguar de convertir al antes más poderoso coupé en su portafolio (el recién lanzado SVR ya le quitó el trono) en un automóvil de tracción integral, un guiño a la sensatez que le da un respiro a aquellos conductores fanáticos de la velocidad, pero no tan preparados para ese carácter rabioso y devorador de llantas de la versión con propulsión trasera.

 

La intención es la misma con la Triple R: ganar más poder y efectividad entre sus 140 caballos y los paneles de fibra de carbono que la aligeran, medidas que en el Jag se replican en una construcción entera en aluminio y un ocho cilindros graduado para más contundencia contra el desaparecido V8 S (550 HP vs 495).

 

 

¿Cuál es el camino para conseguir un mejor desempeño? El auto recurre a un reparto activo del par entre las cuatro ruedas (Intelligent Driveline Dynamics) que usa los diferenciales central y trasero, aunque también gradúa la fuerza entre el lado derecho e izquierdo, según el caso. La moto opta por cauchos Pirelli Supercorsa de altísima adherencia y ajustes específicos en la suspensión proveída por Öhlins y los frenos Brembo con ABS graduable. Con sendas soluciones, la de dos ruedas parece más enfocada hacia la deportividad pura frente a un vehículo que equilibra la fórmula siendo más un Gran Turismo puesto a punto para funcionar bien en un circuito.

 

Girando en el Moisés Solana, las diferencias en el papel parecieran manifestarse en la realidad, tanto así como algunas similitudes en el enfoque de cada una de estas criaturas.

 

 

Mientras el piloto de pruebas de nuestra revista hermana MOTOCICLISMO alaba las posibilidades de ajuste de la suspensión y la electrónica para ir más rápido entre las curvas y dar un mayor margen para poner la Triple R al límite, en el Jaguar las opciones de adaptar el manejo de acuerdo a la exigencia de las condiciones se limita a la típica modalidad manual de la excelente transmisión automática de ocho velocidades (máximo de 6,700 rpm) o a la perilla que adapta la caja, la respuesta del acelerador o la asistencia de la dirección, siendo el modo Sport el más radical, sobre todo cuando se desconecta el control de estabilidad.

 

Y aun con todas las asistencias anuladas, el Jaguar resulta tan noble como la moto, con un trazo más preciso y una salida de la curva plantada en ambos ejes, incluso acelerando con brusquedad en pleno apoyo o provocando al bastidor al pasar sobre los lavaderos.

 

 

Algún deslizamiento permite el envío prioritario del torque hacia el eje posterior, aunque se necesitaría inducir al coche con brusquedad para conseguir que éste salga de lado, pues por naturaleza tenderá a ajustarse por sí solo para apuntar hacia el interior del giro con la máxima adherencia, llegando a sorprender en cómo atrasa al máximo la inherente tendencia a subvirar.

 

La diversión está asegurada desde el punto de vista de la eficiencia en un tramo curveado y la búsqueda por el mejor tiempo, aunque tampoco hablamos de un deportivo con todas las letras y eso no es malo: la suspensión da un margen de movimiento a la carrocería que no lo descoloca o afecta y brinda a cambio una soberbia calidad de marcha al cubrir largas distancias.

 

No hubo queja de unos frenos no tan impecablemente firmes en el pedal pero aguantadores y siempre modulables después de varias vueltas. La dirección, ahora eléctrica, provee la retroalimentación esperable para controlar con seguridad a esta pequeña bestia, aunque de nuevo con ese enfoque viajero y seguro, no de reacciones milimétricas y hasta delicadas al mínimo movimiento.

 

 

Al final, tenemos dos exponentes, en dos y cuatro ruedas, de cómo mejorar un producto muy competente, de cómo aprovechar todo el potencial de ingeniería para satisfacer a los más aficionados, de cómo darle gusto a los entusiastas con máquinas que definen la pasión y carácter propios de los siempre talentosos ingleses.

 

 

Resumen técnico

 

 

Jaguar F-Type

R AWD

Triumph Speed

Triple R

MOTOR

 

 

Tipo/cilindrada:

V8, 5.0 l

L3, 1.1 l

Potencia máxima:

550 HP a 6,500 rpm

135 HP a 9,400 rpm

Par máximo:

680 Nm a 2,500 rpm

111 Nm a 7,750 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

Caja:

Automática,

Multidisco en aceite

 

ocho velocidades

seis velocidades

Tracción:

Integral permanente

Trasera

Rendimientos oficiales

 

 

0 a 100 km/h:

4.1 s

2.7 s

Velocidad máxima:

300 km/h

241 km/h

Consumo medio:

8.85 km/l

22.1 km/l

 

Comentarios

también te puede interesar:

Comparativa

>Alfa Romeo Giulietta Veloce vs SEAT León CUPRA

>Chevrolet Malibu LT vs Kia Optima EX

>Chevrolet Camaro LT vs Dodge Challenger V6 vs Ford Mustang EcoBoost

>Alfa Romeo 4C Spider vs Porsche 718 Boxster S

>Jaguar F-Pace First Edition vs. Porsche Macan GTS vs. Porsche Cayenne GTS

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive