Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Kia Optima: prueba de manejo

En Pruebas | Viernes, 11 de Marzo 2016

compartir:

La incursión de Kia no solo apunta por los segmentos de mayor demanda. Su nuevo Optima vislumbra que el mercado de lujo también figura en sus planes de inmersión mexicana.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)       Fotos: Carlos Quevedo.

 

Un sedán mediano de proyección estadounidense. Y no es japonés, pero sí asiático. Este nuevo Kia Optima, que arriba en su cuarta generación a nivel global, también llega a nuestro mercado mexicano, por lo cual no hay un desfase serio en la presentación regional (Norteamérica). Eso habla bien de la casa coreana.

 

 

El representante mediano de Kia crece un poco respecto al anterior –una pulgada o 2.5 cm en longitud– mientras la distancia entre ejes apenas lo hace en 10 mm. No es mucho pero la gran ventaja de la nueva plataforma (JF) es el uso extendido de aceros ultrarresistentes que otorgan una rigidez torsional un 150% mayor a la de su antecesor. Obviamente este nuevo chasís concede varias mejoras como puntos de apoyo de la suspensión más fuertes, lo que promete un comportamiento dinámico más efectivo.

 

 

A pesar de que no conocimos a la anterior generación del Optima, esta cuarta iteración nos deja ver un sedán de buen tamaño, con ciertos toques que evocan marcas premium –¿Audi?– y un estilo sobrio, elegante. El frontal exhibe una parrilla curiosa porque luce sencilla, pero los grupos ópticos de última hornada y las tomas laterales simuladas explican otra cosa. Su ancho costado es coronado por una cintura fina, casi plana, mientras la trasera exhibe esa cajuela corta armonizada con una grácil caída del medallón –por cierto, el techo viene elaborado casi al completo en cristal–, que nos recuerda ese estilo pragmático europeo. Las calaveras son finas y también exhalan ese aroma del diseño en el Viejo Continente, sobre todo si miramos los huecos para el doble escape. Una estampa que impone, pero no siempre seduce.

 

 

Nuevamente la primicia nos cobra factura porque este Optima que valoramos es un preserie. Así que los plásticos y algunos elementos (como el sencillo radio; habrá pantalla táctil en los finales), no son los definitivos. Y los ensambles tampoco pueden calificarse, aunque lo poco que palpamos resulta convincente. Su diseño apunta a sobrio sin grandes apuestas de estilo. Eso sí, la consola central posee capacidad de almacenamiento y versatilidad: existe una zona para recargar dispositivos sin cable y un par de tomacorrientes, así como los consabidos puertos de conexión digital. Esperemos que se mantengan.

 

En cuanto a la cúpula, dos relojes con grafías discretas y una pantalla central de multiplicidad de uso demuestran la frescura del Optima. Claro, había aire acondicionado con climatizador de dos zonas. Todo dentro de lo esperado.

 

 

Si hablamos de la cabina, el Kia presume una de las más amplias del segmento. Tanto adelante como atrás abunda el espacio y la comodidad no es ajena. Esta condición también repite en la cajuela. Excelente tamaño.

 

 

Cuando abrimos el cofre para admirar el motor, nos agradó lo que vimos: un cuatro cilindros turbocargado de inyección directa, designado por la casa como Turbo GDI; como si fuese alemán.

 

El endotérmico de 245 HP se asocia a una transmisión automática de seis relaciones, que también recurre a los modos electrónicos para lograr actitudes ligeramente distintas. El normal no se indica, pero al pulsar el botón Drive Mode aparece el Eco, que pretende ahorro de combustible mediante una gestión suave y discreta. En contraste, el modo Sport despierta el brío del turbocargado y la caja demuestra una actitud proactiva muy en el tenor de los llamados sedanes deportivos.

 

 

En vías rápidas basta exceder un tercio de la carrera del acelerador para lograr una reducción de marchas; si lo deseamos antes, podemos recurrir a las manetas tras el volante o la segunda casilla del selector. Y tenemos suficiente contundencia para rodar ágiles, inmediatos.

 

 

En nuestra más que dominada zona de curvas, el Kia luce aplomado, muy bien plantado. Si bien la masa dominante del primer volumen induce un subviraje discreto, no hay necesidad de corregir tanto con las manos, obra de una dirección más fiel y firme en el modo Sport que en cualquiera de los otros dos. Las asistencias electrónicas casi no actúan, lo que confirma un bastidor bien afinado para conducción expedita, sin pretensiones velocistas. A ello ayuda en buena medida una amortiguación firme, algo seca en su respuesta cuando rodamos sobre pavimentos irregulares o maltratados.

 

 

En cuanto al gasto de combustible, este Kia tiende a ser ahorrativo en los modos de mesura. Si nos emociona la energía del turbo, habrá que visitar con mayor frecuencia las gasolineras. Sus frenos observan un buen tacto, casi no existe el inevitable recorrido gomoso de los sedanes de lujo. Eso nos permite atacar con más gusto los cambios de rumbo o los rebases.

 

En suma, presume un dinamismo muy agradable, pero sin robar el aliento o desatar el deseo por la velocidad.

 

 

Si bien el segmento donde participará el Kia Optima es de los más competidos –Honda Accord, VW Passat, Toyota Camry, Nissan Altima, Chevrolet Malibu, Ford Fusion, su propio pariente, Hyundai Sonata, etc.–, las credenciales mostradas al momento nos tientan a afirmar que es un excelente competidor. Su dinamismo resulta muy en el tono de los sedanes deportivos, ofrece un notable espacio interior asociado con una buena comodidad, sin olvidarnos de un equipamiento que deberá estar a la altura de sus competidores.

 

Únicamente falta saber el precio, que en esta versión turbocargada deberá rondar los 400,000 pesos. Pero habrá que esperar para dictar sentencia.

 

 

Unidad probada

435,000 pesos (a fecha de la prueba)

 

 

NOS GUSTA

-      Imagen sólida

-      Respuesta motor

-      Espacio por dentro

 

NOS GUSTARÍA

-      Interior más propositivo

-      Suspensión de mejor filtrado

-      Mejor insonorización

 

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2.0 l con turbocargador

Potencia máxima: 247 hp a 6,000 rpm

Par máximo: 352 Nm a 1,350 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 484 x 183 x 145 cm

Distancia entre ejes: 279 cm

Cajuela: 437 litros

Tanque de combustible: 70 litros

Peso vacío: 1,610 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.05 s

Rebase 80 a 120 km/h: 6.48 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 41.7 m

Consumo medio: 10.2 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive