Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Land Rover Range Rover Velar 2018: prueba de manejo

En Pruebas | Jueves, 24 de Agosto 2017

compartir:

La firma inglesa apuesta por las variantes compartidas pero hermosas. Y su Velar confirma el buen quehacer tecnológico y mejor proceder mercadológico de los ejemplares todoterreno premium de la Gran Isla.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)                     Fotos: Carlos Quevedo

 

La aparición de la nueva Land Rover Range Rover Velar, cuya carrocería alargada y refinada nos remite a sus mejores momentos de la década noventera, ratifica las pretensiones de ampliar su base de clientes con ejemplares más atractivos y singulares pero construidos en una misma plataforma –en este caso, utiliza la del nuevo F-Pace de Jaguar–, que busca reducir el espacio entre su Evoque y su Range Rover Sport.

 

 

Si bien por fuera mantiene la estética bien consolidada de la casa inglesa, hay detalles y acentos que evocan tendencias más actuales como los símiles de branquias. Sus enormes rines de 22 pulgadas ya no sorprenden como antes pero la elevación de la cintura, así como el redondeado y extendido remate del portón de la cajuela le dan un aire interesante y crean una estampa fluida, hermosa.

 

 

Gracias al mayor tamaño, su cabina presume una habitabilidad muy cómoda, suficiente para cinco usuarios de buena talla. Y el volumen de carga si bien no asombra, sí casa con las pretensiones viajeras familiares de esta atractiva SUV.

 

 

Por dentro, las calidades tanto de materiales como de armado envuelven nuestro sentido crítico y nos deja encantados con la calidez y un diseño de primer nivel. Fiel a la moda, el techo lo privatizan un par de enormes cristales, uno deslizable y el otro fijo, que combinados generan una vista hacia el exterior muy regocijante.

 

Destacan las tres pantallas digitales –nada analógico–; la primera, ubicada bajo la inevitable cúpula de información, nos despliega los obligados relojes de velocímetro y tacómetro junto a una variedad de pantallas e indicadores que nos permiten saber los generales del coche o del viaje, fondeados por una foto de nuestra SUV.

 

 

Las otras dos, ubicadas al centro de la gran plancha inclinada del tablero, otorgan las facilidades para ajustar ya las amenidades y elementos de confort –superior- o las funciones del avanzado sistema 4X4 Terrain Response –que incluye ocho modalidades: Dynamic, Eco, Comodidad, Pasto-gravilla-nieve, Arena, Auto, Barro-surcos, y 4x4i–, todo al toque de las táctiles, nada de perillas o manijas, que eso es el pasado.

 

Por cierto, nuestra SUV analizada presumía un modo extra en el Dynamic llamado R-Dynamics, que da oportunidad a un cronómetro, un medidor de fuerzas G y un sensor de la fuerza aplicada al pedal del freno. Interesante para los entusiastas de la conducción deportiva que adoran las cifras como referencia de desempeño.

 

 

Gracias a la suspensión neumática, la calidad de rodaje raya en impecable. Según el modo seleccionado, las “piernas” variables ajustan tanto la altura como la amortiguación. El modo más deseado es el Dynamic, ubicando a la SUV en su menor distancia respecto al suelo y endurece la marcha para aprovechar al máximo la respuesta del tren motor: un V6 de tres litros supercargado que eroga unos notables 380 HP, digeridos correctamente por una transmisión automática de ocho relaciones.

 

 

Sin embargo, su considerable masa, que supera las dos toneladas, incide de manera notoria en las posibilidades dinámicas de esta armónica camioneta. Sobre todo en las acometidas de curvas de montaña, donde un fino balanceo hacia el exterior del giro nos comprueba su construcción elevada y pese a la certeza de los amortiguadores alimentados por aire y una dirección muy fidedigna, el subviraje se hace presente y obliga a ser prudentes en los bruscos cambios de rumbo.

 

 

En consecuencia, su mejor ambiente son las vías rápidas, autopistas donde el viaje a ritmos de tres cifras resulta la mejor combinación de velocidad y confort. A esa sensación de lujo se suma unos asientos tan bellos como acertados en su acojinado, incluidos los de la segunda fila. De esta manera, la Velar jamás nos cansa pese al tiempo que pasemos dentro y rodando en ella.

 

Si hablamos de seguridad, la Velar dispone de casi todo, incluido radar y alertas de punto ciego. Sus frenos son muy buenos y el tacto permite buenas distancias, sobre todo en momentos de pánico. El gasto de combustible resulta atinado más no encomiable, máxime si vemos su tamaño, propósito y propulsor.

 

 

En cuanto a las posibilidades fuera del camino, hay que ser sinceros: con esos rines tan grandes y bonitos, no conviene jugar a la aventura en terrenos agrestes pues cualquier equívoco nos dolerá más de lo que imaginamos. Lo más conveniente, si es el deseo del afortunado usuario que pueda pagar los 1.3 millones de pesos de su etiqueta, es disponer de un segundo juego de ruedas, con rines de acero y neumáticos más propicios para las irregularidades y exigencias de un camino sin pavimentar. De hecho, esta Velar disponía de cámaras para el off-road así como un sensor de vadeo para prevenir una sorpresa en plena superación de algún cuerpo de agua. Muy bueno para los inclinados por el todoterreno extremo pero con un toque de lujo.

 

Finalmente, esta nueva Velar resulta una excelente oportunidad para cerrar las diferencias de su portafolio y una nueva camioneta que puede mantener la vigencia de la marca hacia un mercado elitista, amante del lujo y la belleza sobre cuatro ruedas.

 

Unidad probada

 60,250 euros /1,270,000 pesos (estimado, a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Imagen bella

-      Calidad de marcha

-      Interior cómodo

 

NOS GUSTARÍA

-      Más potencia

-      Precio más razonable

-      Ruedas 4X4 reales

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: V6, 3.0 l Supercargado

Potencia máxima: 380 HP a 6,500 rpm

Par máximo: 450 Nm a 3,500 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, ocho velocidades

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,885 kg

Tanque de combustible: 63 litros

Largo x ancho x alto: 480 x 203 x 166 cm

Distancia entre ejes: 287 cm

Cajuela: 673 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 15.66 s

Rebase 80 a 120 km/h: 5.02 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 38.7 m

Consumo medio: 8.6 km/l

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>SEAT León ST 2018: prueba de manejo

>Toyota Corolla CVT 2018: prueba de manejo

>Tesla Model S P100D: prueba de manejo

>Audi S5 2018: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive