Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

En Pruebas | Viernes, 31 de Agosto 2018

compartir:

A Mazda le hacía falta ofrecer algo en el nicho más solicitado del mercado mexicano, aquel de los sedanes subcompactos. La solución era fácil: vender con su propio emblema el Yaris R que llevaban armándole a Toyota desde hace poco más de dos años.  
 

Por Manuel Fernández (@Manuel_tcf)                     Fotos: Carlos Quevedo

 

Con todo y la ofensiva de los crossovers, que tratan de ser todo pero en muchos casos al final no son nada, todavía existe una gran porción de compradores que con un pensamiento más racional, sensato y no tan determinado por las modas, ven en el tradicional sedán su alternativa ideal como único coche: el del trajín del diario en la ciudad y el de los paseos a quién sabe dónde a cientos de kilómetros de casa. Un sedán subcompacto en un mercado en vías de desarrollo es el que lo tiene que hacer bien todo, es crítico que cumplan su tarea porque en muchos países con características similares a México, son los que seguirán sosteniendo por varios años los volúmenes de cualquier marca bien posicionada.

 

 

Es por eso que se extrañaba tanto el 2 Sedán en la oferta local de la casa japonesa, pues dicho modelo ya existía en el portafolio de tiempo atrás, al punto de que quien escribe estos renglones tuvo la oportunidad de conducir uno, basado en la anterior generación de este subcompacto, hace ya casi ocho años. Aquel se importaba de Tailandia a Latinoamérica, el que nos ocupa en estas líneas se hace con orgullo en Guanajuato y lo conocemos, así sea un Mazda de punta a punta, como Toyota Yaris R a consecuencia de las a veces raras alianzas que suelen ocurrir en la industria. No sobra recordar que contra el 2 hatchback, es 26 centímetros más largo, uno más bajo y mantiene idéntica la distancia entre ejes. La cajuela pasa de 220 a 410 litros.

 

 

Ahora, portando el logo que siempre debió tener, estamos ante el mismo “Yaris” que probamos a comienzos de 2016, pero con cambios en ciertos detalles visuales y en la configuración de equipamiento, apartado en el que destacan a todas luces las seis bolsas de aire incluso desde la versión de acceso.

 

 

A la cabina que conocemos tan de sobra hay que resaltarle en este Grand Touring pintado en “gris titanio” un interior con una combinación de tonalidades que pareciera quererle dar un cierto toque lujoso: el marrón se mezcla con el negro entre la piel del tablero y las puertas o las vestiduras mixtas en los asientos que hasta una simpática línea decorativa de tela incluyen y cuyos cojines podrían brindar un soporte más firme del que aparentan.

 

 

Junto al granulado y el poco brillo de los plásticos, además del tacto de casi cada mando, la calidad luce por encima del promedio de no ser por algún pormenor que confirma a este 2 como un subcompacto y como un modelo de entrada, eso gracias a la falta de iluminación de los botones en las puertas, a que no hay una sencilla agarradera interna para cerrar el portón de la cajuela (que no tiene apertura directa, sino dos remotas desde el control y desde el tablero) o algún encaje o borde no tan cuidado en los paneles de las puertas, específicamente la zona que da hacia los cristales.

 

 

En lo demás, no hay sorpresas: la interfaz de la pantalla táctil central termina siendo más natural de utilizar con la bien resuelta perilla central, el acelerador anclado al suelo es un guiño a la deportividad que la marca tiene como sello de identidad y el espacio queda en el promedio de sus contrincantes.

 

 

Lo que más distingue a este 2 Sedán de la gran mayoría de sus alternativas es una conducción en la que sí pensaron en un usuario que disfruta el acto de manejar y no lo ve como una simple obligación. Eso diferencia al hatchback también, pero en el nicho de tricuerpos las opciones con cierta orientación más pasional tienden a escasear más en un mar de cajitas rodantes grises que son vistas toda su vida como un electrodoméstico más.

 

 

Ya comentamos en su día (al comparar un 2 hatch con un Kia Rio) que la menor potencia del motor engaña, porque entre la gran respuesta por su robusta banda de torque a medio régimen, el menor peso y una caja automática bien programada, el Mazda termina siendo igual o más rápido en la práctica que rivales en teoría más poderosos que presumen motores un poco más grandes.

 

 

En la modalidad Sport el acelerador se torna muy inmediato y el coche se hace muy intuitivo a un ritmo rápido al retener cuando debe, rebajar sin retrasos y aprovechar muy bien el impulso que su comedida potencia siempre va a necesitar. Y sin activar dicha modalidad, a veces se mantiene en la misma marcha y eleva las revoluciones más de lo esperado. De hecho uno podría terminar pasándolo a la casilla manual para elegir la siguiente velocidad a voluntad.

 

 

Tal vez en nombre de una mayor comunicación al conductor, el interior se antoja ruidoso en autopista, entorno en el que rueda aplomado pero sin olvidar su corta distancia entre ejes, pues detenciones abruptas podrían traducirse en algún sutil movimiento de cola. En todo caso, la precisión y el calibrado de la dirección y los pedales nos brindan una conexión constante que también contribuye a dar mucha confianza y seguridad si se sobrepasan los límites sensatos a los que debería ir siempre un pequeño sedán familiar como éste.

 

 

Al final, el argumento del Mazda es emocional, pero no se olvida de factores indispensables en un coche “de batalla” en este segmento, pues sigue siendo utilizable para una familia, cómodo en su andar, seguro en su equipamiento y económico en consumo.

 

Unidad probada

292,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Seguridad en todas las versiones

-      Precisión de mandos

-      Ergonomía

 

NOS GUSTARÍA

-      Cojines más firmes

-      Acceso manos-libres

-      Cámara de reversa

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1,496 cc

Potencia máxima: 106 HP a 6,000 rpm

Par máximo: 139 Nm a 4,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, 6 velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,104 kg

Largo x ancho x alto: 432 x 169 x 148 cm

Distancia entre ejes: 257 cm

Cajuela: 410 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 18.95 s

Rebase 80 a 120 km/h: 9.98 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 42.6 m

Consumo medio: 15.2 km/l

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive