Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

MINI John Cooper Works aut.: prueba de manejo

En Pruebas | Lunes, 28 de Diciembre 2015

compartir:

Es el MINI de calle más potente que se ha hecho, pero eso no lo convierte en el más radical. La marca de nicho transforma el JCW pensando en un comprador a largo plazo. Un poco de refinamiento para el abanderado de la diversión.  
 

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)   Fotos: Carlos Quevedo.

 

La tercera reinterpretación del MINI es la muestra evidente de cómo este proyecto de auto retro ha ido transformándose con los años, pues más allá del inevitable crecimiento físico que afecta también a otros coches de la industria, resalta el cambio de su visión en el que sin dejar de lado ese enfoque de una conducción muy entretenida, pretende ganar en versatilidad, no ser sólo un capricho casi insufrible en el día a día.

 

 

De ahí su mayor espacio interior, capacidad de carga o una marcha que generación tras generación se torna más permisiva no únicamente por los avances en cuanto a desarrollos de suspensión, sino porque no todos sus propietarios están dispuestos a soportar la crudeza de su típico andar en entornos donde las calles perfectas brillan por su ausencia.

 

 

Y eso aplica también en el John Cooper Works, línea más purista de MINI que hace no mucho habría sido impensable con una caja automática. Solo ese elemento ya nos anticipa un automóvil más realista en su planteamiento.

 

 

Tomado del Cooper S o del Serie 2 Active Tourer, una pieza clave en el carácter del John Cooper Works es el nuevo impulsor de dos litros (B48), con turbocargador de doble entrada e intervenciones en los pistones y el sistema de escape, siendo el resultado números de potencia y torque inéditos en un MINI.

 

 

En la práctica, lo mejor es la virtual ausencia de vacíos en la respuesta a lo largo del tacómetro al haber plena elasticidad incluso desde las 2,000 rpm. Tan buen par desde abajo hace que no sea raro que al arrancar con agresividad, se pierda tracción en primera o hasta en segunda si el suelo no es del todo adherente. Esa bien conseguida mezcla de contundencia y linealidad se complementa además con una transmisión automática de tan buen funcionamiento, que rara vez nos hará extrañar una unidad de doble embrague: es suave entre marchas incluso en la modalidad de manejo "Sport" y responde casi con inmediatez a nuestras órdenes llevándola en manual, situación en la que también retiene el corte de inyección a 6,500 vueltas. Además, hay un Launch Control que nos permite subir el dos litros hasta 2,500 antes de soltar el freno. Queda pendiente ir a fondo con uno manual, pues por más que los automáticos recientes logren ser más rápidos, lo importante también está en las sensaciones, esas que no necesariamente hallaremos con unas levas tras el volante.

 

 

Bajo mucha exigencia, también salta a la vista esa pérdida de agresividad y nervio del John Cooper Works aun cuando éste es más poderoso que su antecesor, y no por un escaso margen. Al pisar el pedal derecho súbitamente era muy típico que la dirección nos jalara de lado a lado, consecuencia del inevitable torque steer; eso ya no ocurre ahora y la aceleración está disponible sin mayores dramas. Si acaso nos acompaña ese clásico ruido ronco del cuatro en línea modificado y los petardeos y gorgoreos en fases de retención o al pasar a un cambio superior, dando ese importante toque emocional auditivo que encima hace eco en un túnel o una carretera de montaña angosta, esta última el ambiente natural de cualquier MINI.

 

En la puesta a punto del chasís también aplica el comentario de un coche menos intimidante que antes.

 

 

El saliente JCW era mucho más vivo por esa suspensión ultrarrígida que lo hacía brincar en cualquier camino que no fuera perfectamente liso, nos transmitía hasta las grietas o las piedras del asfalto y nos confirmaba que estábamos en un automóvil con serias intenciones dinámicas. Éste no es así; es duro, sí, pero atrás quedó esa sequedad para darle paso a una forma de rodar más aplomada, en la que sigue apoyando las ruedas delanteras con contundencia al entrar a una curva cerrada o al enlazar varias sin que la carrocería muestre un atisbo de torpeza. La única ocasión en que las llantas verdaderamente se vieron exigidas fue al ir muy rápido en un giro de rango medio, momento en el que igual no hubo reacción que nos restara confianza.

 

La diferencia está en una zaga menos proclive a querer redondear nuestra trayectoria y solo se manifiesta con claridad en frenadas de emergencia, esas en las que otra vez se lucen unos frenos de gran mordiente y una reacción inmediata al mínimo toque del pedal.

 

 

Pareciera que el auto conserva toda esa efectividad de siempre, si bien queda accesible a más estilos de conducción. Influye también una dirección maravillosa por la precisión con la que nos deja trazar y por lo bien graduado de su asistencia, aunque tal como en el anterior R56, sacrifica un poco de retroalimentación por refinamiento (no vibra tanto ni es nerviosa). Tal vez es marginalmente menos inmediata, factor que igual ayuda a una mejor estabilidad lineal en autopista, sitio en el que pese al tamaño (ya no tan pequeño) no se siente vulnerable en absoluto: consecuencias de la aumentada distancia entre ejes y las vías ensanchadas en este F56.

 

 

A bordo, la historia es muy similar a la de otras versiones muy equipadas del MINI: luces ambientales que cambian de color, remates acolchados de gran presencia en las zonas más visibles, abundancia en adornos para personalizar en tapizados y molduras o una interfaz gráfica y ergonómica que ha avanzado para bien en diseño e intuitividad. Esto es herencia directa de los más recientes sistemas iDrive de BMW y de un mayor uso del sentido común: da gusto ver otra vez al velocímetro en donde tiene que estar, quedando en el pasado la famosa "báscula" al medio del tablero, espacio ahora dedicado del todo a la pantalla multifunción. Otra ganancia mínima pero valiosa, son los botones de los elevavidrios en las puertas.

 

 

En el John Cooper Works la adición más obvia son unos excelentes asientos de cabecera fija, con mucho soporte, pero no tantas complicaciones al subir o bajar pues los pétalos no pecan de voluminosos. La postura de mando, como ya es moneda corriente en el grupo BMW desde hace décadas, es impecable por la forma en que se ubica el volante, la profundidad de los pedales, la buena visibilidad y porque aun con un enfoque de ocio, es posible realizar recorridos muy extensos sin sentir cansancio.

 

Siendo aún un automóvil con limitaciones para cierto tipo de situaciones rutinarias (algunos de sus compradores ya tendrán otros coches para ese fin), MINI apunta incluso en su más rabioso John Cooper Works a una posibilidad de uso más amplia que refleja la intención de la marca anglo-alemana para abrirse a un nicho mayor. Una estrategia de sobrevivencia que no sacrifica en esa esencia apasionante que hacen de esta una marca tan especial.

 

Unidad probada

530,000 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Conjunto motor-caja

-      Agarre y estabilidad

-      Nivel de equipamiento

 

NOS GUSTARÍA

-      Probarlo con caja manual

-      Opción de llanta de refacción

-      Precio un poco menos prohibitivo

 

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2.0 l

Potencia máxima: 231 hp entre 5,200 y 6,000 rpm

Par máximo: 320 Nm entre 1,250 y 4,800 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 387 x 172 x 141 cm

Distancia entre ejes: 249 cm

Cajuela: 211 litros

Tanque de combustible: 44 litros

Peso vacío: 1,265 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 14.77 s

Rebase 80 a 120 km/h: 4.16 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 41.13 m

Consumo medio: 10.9 km/l

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive