Precios y datos de todos los autos

Nissan Sentra SR Turbo: prueba de manejo

En Pruebas | Viernes, 17 de Marzo 2017

compartir:

Quizá por los fanáticos de la casa o porque siempre se le extrañó, Nissan nos presenta la variante deportiva de su popular Sentra, con ese apelativo que puede parecer mítico a ojos nostálgicos: Turbo.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)             Fotos: José Luis Ruiz.

 

Si bien por fuera las diferencias estéticas no resultan tan evidentes a miradas profanas, los cambios más agradables en el nuevo Sentra figuran al interior. Basta apreciar que el tablero dispone de un reacomodo para darle espacio a la pantalla táctil –que en nuestro caso aglutina funciones de amenidades y auxilios, como el navegador GPS-, así como la minipantalla flanqueada por los relojes del tacómetro y velocímetro, que nos despliega información del viaje y extras de seguridad. Acompañan nuevos paneles decorativos en puertas y asientos de mayor mullido, siempre con ese toque de lujo que a vista quisquillosa puede parecer pretencioso.

 

 

Por fuera, destaca la nueva parrilla con la premisa estilística de la V corporativa presente en todos los modelos recientes de la casa nipona, balanceada visualmente con los nuevos faros de tecnología LED y su respectivo proyector de cristal vulgo lupa. Los acentos deportivos corren por cuenta de un alerón trasero, faldones y rines específicos de 17 pulgadas. En la cabina, ni siquiera el pomo de la palanca alude esa herencia de los otrora anhelados SE-R. Hay pocos detalles de carácter deportivo; áreas  de oportunidad.

 

 

Una revisión estética que se agradece y otorga un segundo aire a un producto ya encaminándose al final de su vida productiva. Sin embargo, esta variante denominada SR Turbo monta el conocido cuatro cilindros turbocargado de 1.6 l y 188 HP ya presentado por la inusual mini SUV Juke, el cual resulta muy atractivo en términos dinámicos, sobre todo para aquellos que extrañan las variantes SE-R, cuya orientación era explícitamente más rabiosa.

 

Cómo olvidar los motores de 2.5 l y gran empuje, que junto a la caja manual corta y un chasís afinado para el dinamismo exigente de un entusiasta, satisfacían el deseo por el vértigo de la alta velocidad. Todo en una presentación deportiva que realmente marcaba la diferencia respecto a sus hermanos. Se extrañan esos ejemplares aunque si nos acordamos de los primeros turbocargados de Nissan de hace 30 años, de plano queremos hacer una solicitud formal a una deidad cumplidora en peticiones tan mundanas pero tan necesarias y divertidas.

 

 

Pese a nuestra nostalgia a flor de piel, hay que reconocer algunos puntos a favor de este bien vestido sedán. El propulsor entrega su energía con una celeridad que gusta mucho pero quizá no enamora tanto. Su mejor momento ocurre cuando la aguja supera en el tacómetro las tres mil vueltas, donde el brío del 1.6 litros confirma que su aditamento de soplo mágico –ergo turbocargador–, cumple su misión de agregarle más diversión.

 

 

La transmisión manual de seis relaciones presume un escalonamiento corto, perfecto para jugar en zonas sinuosas aunque los pedales no facilitan como quisiéramos el punta-tacón. Eso sí, resulta fácil administrar la suficiente potencia del Turbo y si bien el pedal del embrague exhibe una carrera más corta de lo habitual –ideal para cambios de velocidad fulgurantes–, con un poco de práctica se logra el dominio para rodar veloces dondequiera que andemos.

 

Pero la madurez del Sentra se nota en la puesta a punto del bastidor. La suspensión califica de cómoda, que para las pretensiones velocistas del apelativo Turbo, filtra más de lo esperado. Procura una marcha aburguesada, un tanto lejana de lo que las ruedas recorren. Y la dirección presenta una respuesta más convencional que la de un coche ágil, vivaz, como lo sugerirían sus siglas SR.

 

 

Todo ello se traduce en un comportamiento subvirante, muy evidente en nuestra zona de curvas preferida, pese las excelentes gomas que calzan sus ruedas. En los trazos cerrados ayuda la potencia del motor y las habilidades de un buen conductor pero la afinación de los elementos concebidos para la rodadura apuntan hacia la protección, lo que obliga a dejar margen hacia fuera de la curva.

 

Donde este desempeño vale la pena es en autopistas y vías rápidas. Su punto dulce en asfaltos continuos de baja exigencia ronda los 130 a 150 km/h. Puede acercarse a los 160 km/h pero arriba de esta magnitud el turbocargado ya sufre para mantenernos consistentes.

 

A pesar del acotado dinamismo del Sentra, una de las mejores cartas del endotérmico es el ahorro de combustible. En el obligado recorrido a 110 km/h, no es difícil ver un consumo en el orden de los 20 km/l. Muy bueno si procuramos ritmos consistentes y suaves, sin que la rapidez sea premisa.

 

 

En cuanto a los frenos, tampoco hay cifras o actitudes sorprendentes. Sí, logra el 0-100 km/h por debajo de los 40 metros pero ya no es una distancia que asombre. Y el tacto si bien es consistente, no resulta muy diferente del Sentra normal.

 

 

Con una etiqueta apenas por debajo de los 350 mil pesos, este Sentra Turbo puede complacer a esos entusiastas que piden una versión más animosa que la común. Que prefieran la caja manual y jugar con las manos para sentir esas palpitaciones cuando acometen una curva de radio decreciente. O simplemente para obtener las virtudes dinámicas que otorga un motor turbocargado pero sin castigar el consumo de combustible. Todo en un empaque familiar con su extra de lujo que siempre consiente el lado hedonista de todo automovilista.

 

Quizás este Sentra Turbo sea el preludio de una futura versión SE-R, que sí incluya la E de entusiasta en su construcción. Porque todavía añoramos lo que esas siglas representaban en el asfalto cotidiano.

 

 

Unidad probada

 344,700 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Tren motor

-      Ahorro de combustible

-      Nivel equipamiento

 

NOS GUSTARÍA

-      Más torque

-      Chasís deportivo

-      Estética única

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.6 l, turbo

Potencia máxima: 188 HP a 5,600 rpm

Par máximo: 240 Nm a 2,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Manual, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 463 x 176 x 150 cm

Distancia entre ejes: 270 cm

Cajuela: 505 litros

Tanque de combustible: 52 litros

Peso vacío: 1,350 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.16 s

Rebase 80 a 120 km/h: 6.88 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 39.8 m

Consumo medio: 13.2 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Alfa Romeo MiTo Veloce: prueba de manejo

>Fiat Mobi Way: prueba de manejo

>Audi S3 2017: prueba de manejo

>MINI Cooper S Convertible: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive