Nürburgring: no más récords de velocidad