Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

SEAT Arona 1.6 Xcellence 2018: prueba de manejo

En Pruebas | Martes, 19 de Junio 2018

compartir:

La creciente oferta de vehículos de aspecto SUV de talla subcompacta alcanza a SEAT, que nos presenta su versión creada sobre la base del Ibiza: Arona.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio) Fotos: Carlos Quevedo

 

Ver nota de lanzamiento

 

Abrumados por tanto vehículo que exhibe la fisonomía SUV, que hasta las plataformas consideradas pragmáticas y sencillas como las de subcompactos ya cuentan con su variante familiar, ya no nos resulta difícil examinar con suficientes argumentos a este nuevo participante de un segmento hoy por hoy bullicioso. Y es que el mercado mundial sigue consumiendo las llamadas aquí camionetas, que incluso firmas de orientación tanto ostentosa –léase Lamborghini– como accesible –revise Suzuki–, ya disponen de un ejemplar ad hoc.

 

 

Pero volvamos con la nueva SEAT Arona. Creada sobre la base arquitectónica del icónico Ibiza, la Arona presume algo más que la fisonomía afilada basada en trapecios que la marca enarbola desde hace varios años.

 

 

La nueva SUV de base subcompacta –si por simplificar la llamáramos subSUV tendríamos un problema cacofónico–, posee una mayor altura y largo (10 y 8 cm., respectivamente) que el Ibiza, reflejado en una cabina más espaciosa de lo que puede sugerir el primer vistazo. Por fuera, las reconocibles líneas maestras del Ibiza enseñorean los rasgos externos de esta familiar. Claro, hay detalles que marcan la obligada diferencia estética, como el del poste C –un discreto cromado que exhibe la sigla X–, así como el techo en otro tono de color, contrastante al que prevalece en el resto de la carrocería; en nuestro caso naranja y gris oscuro.

 

 

Gracias al incremento de su talla, la Arona dispone de abundante espacio para la cabeza y una cajuela de buen tamaño que podría rivalizar con la de algún sedán subcompacto de generación pasada. Y si bien la distancia entre ejes no cambia, el espacio para piernas gana un poco para beneficio de los usuarios de la segunda fila.

 

 

Si nos ubicamos en la posición de privilegio, nos recibe un tablero de aspecto sencillo, dominado por una gran moldura central que simula aluminio anodizado mate cuasi blanco. Un serio embellecedor al resto de los plásticos y terminados, más convencionales y apegados al estilo que hemos apreciado hace ya tiempo en la casa española.

 

 

En la cúpula apenas hay cambios serios pues si somos honestos no hay nada nuevo bajo este despliegue informativo; los mismos relojes flanqueando a la conocida minipantalla informativa del reconocido Ibiza. Acompaña –más bien roba la atención–, una sobresaliente táctil de ocho pulgadas al centro, hoy recurso obligatorio para gestionar el sistema de infotenimiento y algunos extras tanto del coche como de los periféricos de comunicación personal, vulgo teléfono celular.

 

 

Lo que vale la pena destacar es la calidez del entorno, más formal que en el donante y con ensambles mejor cuidados así como materiales de mayor calidad. Muy bien. De hecho, el accionamiento de algunos botones y perillas posee esa sedosidad que suele verse en coches de mayor talante representativo –¿alguien dijo Audi?–, lo que gana enteros a la exigente primera impresión.

 

 

Para su desplazamiento, la Arona recurre a un veterano tren motor conformado por el más que probado cuatro cilindros de 1.6 l y 110 HP. Éste se acopla a una también administradora de viejo cuño, de funcionamiento automático y seis escalones. Una combinación que confirma la pretensión citadina o de movilidad mínima de esta SEAT.

 

 

Porque si somos honestos, este “combinado” apenas cumple con las posibilidades físicas del chasís. Con un peso en báscula de 1,200 kg, el anémico propulsor luce corto en las vías rápidas y superar los 130 km/h lleva más tiempo de lo que esperaría un amante de los viajes expeditos. Quizás el poco rodaje le pesó al 1.6 l durante nuestras pruebas, porque, en honor a la verdad, se percibía un poco apretado todavía.

 

 

A ello se suma el hecho de que la transmisión sólo dispone de tres modos, ejecutables mediante la posición de la palanca de velocidades: Drive (normal), Sport (pulsándola hacia atrás) y Manual (al correrla hacia la casilla lateral). Un mecanismo muy atractivo… pero hace años, cuando Audi lo presumía en sus autos más novedosos. Mejora obligatoria.

 

 

En zonas más demandantes como nuestro entorno habitual de montaña, el tren motor luce algo lento. Hay que exceder los tres cuartos de carrera del acelerador para que ocurra un cambio descendente y que el motor gire a un régimen más voluntarioso. Y la respuesta no es tan contundente como nos gustaría. Si recurrimos al modo manual, ganamos un poco de control sobre el escaso brío pero el tren motor está concebido para ser dócil y precavido. Nada de exigencias constantes a pisotones a fondo, porque a los pocos minutos la caja se protege y no realiza los cambios, aunque se los pidamos vía modo Manual. Bajo este tenor, su actitud en curva califica de subvirante, con poco balanceo.

 

 

En consecuencia, el mejor ambiente para la Arona es la ciudad. Allí luce lo suficientemente ágil gracias a una dirección intuitiva de fácil dominio, por lo cual los cambios de carril y los pasos estrechos son resueltos con pronta facilidad. Y la tendencia ahorrativa del tren motor ayuda lo suficiente para compensar en combustible la deficiencia de rapidez en tramos de alta velocidad.

 

 

Con una etiqueta entre los 300 y 350 mil pesos, con un completo equipamiento de seguridad incluido –seis bolsas de aire, ESC, alerta de punto ciego–, pero con una calidad en terminados y funcionalidad que puede enamorar a esos automovilistas proclives a vivir su ciudad en todas sus calles y trazados urbanos. Si no te importa el anémico propulsor y prefieres más espacio, versatilidad que velocidad en un paquete relativamente accesible, entonces el SEAT Arona puede ser para ti.

 

Unidad probada

Versiones:

 Reference: 299, 900 pesos

Style: 319, 900 pesos

Xcellence: 349, 900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Aspecto sólido

-      Nivel de terminados

-      Espacio interior

 

NOS GUSTARÍA

-      Motor más moderno

-      Caja proactiva

-      Mejor actitud en curva

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1,598 cc

Potencia máxima: 110 HP a 5,800 rpm

Par máximo: 154 Nm a 4,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,200 kg

Tanque de combustible: 40 litros

Largo x ancho x alto: 413 x 178 x 155 cm

Distancia entre ejes: 256 cm

Cajuela: 400 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 20.45 s

Rebase 80 a 120 km/h: 13.25 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 39.7 m

Consumo medio: 14.6 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive