Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

SEAT Ateca 1.4 TSI DSG: prueba de manejo

En Pruebas | Lunes, 15 de Mayo 2017

compartir:

Después de nuestro primer contacto con una variante cuya comercialización aún se está considerando, SEAT nos dio su SUV Ateca con las especificaciones definitivas para México. Hora de evaluarla a conciencia.  
 

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)          Fotos: Carlos Quevedo

 

Aunque el portafolio de productos SEAT resulta competitivo en los segmentos en los que participa, especialmente en Europa y en un México que ha sabido valorar la marca desde su llegada, hacía falta un vehículo cuya demanda le asegurara salir del todo de sus dificultades, pues la casa española no tiene mucho que logró llegar a los números negros y por fin ser una división que justificara su existencia dentro del consorcio Volkswagen.

 

 

De esta forma, desaparecieron el Altea como consecuencia del cada vez menor pedido de minivanes y en pro de un enfoque global construyeron sobre la plataforma modular MQB este todoterreno que, valga aclarar, no es un equivalente directo de la Volkswagen Tiguan europea, tampoco de su versión extendida para América que está a punto de lanzarse. Su distancia entre ejes es casi idéntica a la del León de cinco puertas y a la guayín ST, mientras otras familiares como las mencionadas Tiguan o el Škoda Kodiaq son más voluminosas en cuanto a longitud. Y hablando de Škoda, es en una de las plantas de la casa eslava en donde se construye esta Ateca; un SEAT hecho en República Checa.

 

En tan amplísimo segmento hay que procurar tener todas las herramientas para destacar, y si bien esta Ateca cumple muy buenos estándares, en algunos rubros luce demasiado convencional.

 

 

Empecemos por lo bueno: por calidades y ergonomía no tenemos quejas, plásticos, materiales y cualquier superficie que se toca está a la altura de las expectativas por precio. Los acentos naranja en tablero y consola, complementados por el alcántara del mismo color en las vestiduras mixtas con tela e imitación piel, dan cierta alegría a un ambiente muy sobrio, muy alemán y en el que todas las funciones se aprenden casi de inmediato. Al final es tomar el interior de un León tal cual, solo que con una postura al volante un poco más vertical (se notará en especial al pisar el freno y que la pierna quede más doblada) y algún mando distinto, véase la gestión de modos de manejo desde una perilla detrás del selector.

 

Resalta si acaso la iluminación ambiental blanca sobre la zona lateral delantera. En otros apartados existe algún leve pero no significante ahorro en relación a la nueva Tiguan, como que no hay un alfombrado en los compartimentos de las puertas, aunque se conserva el fondo de caucho en otros portaobjetos al medio.

 

 

Es atrás donde la Ateca peca de cumplidora en un nicho en el que la versatilidad debería ser muy importante, algo que resaltamos incluso si la comparamos a un Altea del que no heredó ciertas soluciones. Para empezar, el piso no es plano y un prominente túnel condiciona a un quinto pasajero a recorridos cortos y a abrir las piernas, esas que le estorbarán a su vez a quienes viajen en los laterales.

 

 

 El espacio es correcto a lo largo y hay buen margen para meter los pies bajo el cojín de la primera fila. A lo alto alguien de estatura promedio tendrá valiosos centímetros de sobra pese a la presencia del techo panorámico, pero se extraña que esta segunda hilera sea fija y no haya posibilidad de reclinar los respaldos o de deslizar la banca. Solo hay una trampilla para comunicarse con una cajuela en la que no está el doble fondo del que sí goza el León ST, mismo que ofrece unos cajones adicionales en los laterales y que no están en esta Ateca. O al menos no lo están en esta versión. Una consecuencia de tan simple portaequipajes es que al abatir las plazas traseras no queda un fondo del todo plano.

 

 

No es la primera vez que convivimos con un auto construido sobre esta arquitectura, tampoco con este conjunto de motor y caja. Eso es bueno: ya conocemos de sobra las virtudes de todo lo que se construye sobre la MQB. También ya estamos familiarizados con lo bueno y con lo mejorable del 1.4 TSI y la muy utilizada DSG de siete marchas.

 

La principal virtud es que la Ateca es una excelente compañera para largas distancias: los cojines son firmes y retrasan el cansancio, la insonorización está muy bien conseguida (apenas supera los 70 decibeles a 160 km/h) y la calidad de marcha tiende a ser muy homogénea, con algún toque rígido propio de la personalidad SEAT que no afecta la comodidad.

 

 

Creemos que podría ganar refinamiento si no se hubiera mantenido el eje torsional atrás (casi toda su competencia recurre a un esquema multibrazo) y, exigiéndola en curvas abiertas en autopista, de esas plenas de desniveles o juntas que se toman en apoyo, se podría manifestar algún balanceo del tren delantero típico de la altura adicional de un SUV. Nada que nos quite la sensación de ir seguros. En giros más cerrados procura mantener ese aplomo típico de un León, aunque no se puede esperar que no aparezcan inercias adicionales. Con mucha presencia de vientos laterales la Ateca va casi imperturbable, con algún inusual movimiento en el que se necesita sensibilidad para percibirlo.

 

 

Si elegimos la modalidad deportiva, la dirección gana una poca rigidez que, de todas maneras, ni hace falta: no comunica mucho pero su asistencia está calculada para no ser muy delicada y, a su vez, no resultar dura en maniobras urbanas. También la caja cambia un poco su típica tendencia a ir en la relación más alta posible y a reducir tarde en nombre de un menor consumo de carburante. Contra otros autos con esta DSG, sentimos que se consiguió algo más de suavidad a bajas velocidades. Sólo hubo un poco de tosquedad al ser bruscos, específicamente en el paso entre primera y segunda.

 

Lo que sí se mantiene es el a veces desesperante retraso al arrancar. En incorporaciones en las que no hay mucho tiempo, ese medio segundo en el que tarda en reaccionar desde ceros puede marcar la diferencia.

 

 

Queda un motor como siempre muy discreto en su sonido y progresivo en su respuesta. La programación conservadora de la transmisión no lo deja pasar de 6,000 vueltas yendo en D o S. Se logran si acaso 6,100 si no se cambia en modo manual. Su capacidad de aceleración y recuperación es del todo suficiente para un uso familiar y un desempeño seguro en las carreteras mexicanas, todo mientras consigue consumos muy bajos.

 

 

Por último, los frenos muestran ese tacto típico del grupo de marcas teutón, con algún leve recorrido del pedal sin una acción concreta y que se tiende a alargar bajo mucha exigencia. El tacto no es el más firme pero la modulación es decente. Solo en detenciones de pánico no mantuvo del todo la línea, igual, las correcciones necesarias fueron mínimas.

 

 

Sin ser un referente en un segmento con más de 10 opciones a elegir, la Ateca se posiciona en un lugar seguro en donde el manejo juega un papel crucial por sobre la cabina, que de todas maneras hace bien su labor. Al final esa es la esencia más pasional de SEAT y lo único que faltaba era que se uniera a la moda SUV para conseguir mejores ventas. A nuestro modo de ver, un León ST es mejor compra si un acceso más fácil no es indispensable (es más práctico por dentro, con la misma estabilidad de un auto, igual de bien equipado), pero el público manda y una carrocería así será el camino para aumentar el éxito.

 

 

Unidad probada

444,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Capacidades viajeras

-      Consumo bajo

-      Desempeño de sobra

 

NOS GUSTARÍA

-      Multibrazo atrás

-      Control crucero

-      Interior más versátil

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.4 l, turbo

Potencia máxima: 150 HP a 6,000 rpm

Par máximo: 250 Nm a 1,500 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Manual robotizada, siete velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 436 x 184 x 161 cm

Distancia entre ejes: 263 cm

Cajuela: 510 litros

Tanque de combustible: 50 litros

Peso vacío: 1,375 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL(a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.83 s

Rebase 80 a 120 km/h: 7.46 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 40.6 m

Consumo medio: 13.4 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive