Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Seat Ibiza FR 1.0 TSI vs. Suzuki Swift 1.0 Boosterjet

En Comparativa | Viernes, 25 de Mayo 2018

compartir:

En esta ocasión, hemos recurrido al referente material más socorrido e inevitable de cualquier compra: el maldito dinero. Y la pregunta es, ¿cuál de estos dos subcompactos me compro?  
 

Por Gilberto Samperio  (@gilsamperio)                    Fotos: Carlos Quevedo

 

Quizá para variar un poco la clásica confrontación de iguales, hemos apostado por comparar lo que puede pagar un cheque de 300 mil pesos por un subcompacto de cuatro puertas, que no sea un capricho ni tampoco el que más valor material –o centímetros de metal, según la óptica–, ofrezca a cambio.

 

 

Así, nuestra inclinación entusiasta también influyó y reunimos a dos coches recientes, que poseen un saborcito al volante muy interesante desde la perspectiva dinámica.

 

 

Por orden alfabético, tenemos al SEAT Ibiza FR (336,900 pesos) y luego al Suzuki Swift Boosterjet (282,990 pesos). El subcompacto español dispone de un tamaño ligeramente mayor en longitud (406 cm) que el ejemplar nipón (384 cm); prácticamente un escalón de segmento. Ello se nota en la habitabilidad, sensiblemente superior en el caso del auto europeo, que compensa muy bien el vehículo asiático con la masa: 1,140 kg (1,140 en pruebas) contra notables 945 kg (970 en báscula). Una diferencia de 170 que se nota al volante; luego hablamos de eso. Curiosamente en el ancho y alto no tenemos diferencias apreciables: 173 y 149 cm del Swift versus 178 y 144 del Ibiza, respectivamente.

 

 

Y tampoco hay variables fuertes en el rubro de motorización: Tricilíndricos de un litro en cubicaje apoyados por un diminuto pero eficaz turbocargador. ¿Sus potencias? 115 HP para el producto fabricado en la península ibérica y 110 para el creado en el Lejano Oriente.

 

 

Ambos poseen una estampa fresca, atractiva a clientela joven o con necesidades bien definidas de transportación mínima pero coqueta. El SEAT destaca por unas formas algo más afiladas en sus puntos de quiebre pero resulta muy fluido. Por su parte, el Suzuki presume formas más orgánicas, con detalles que evocan a un juguete como la manija de las segundas puertas. En cuanto a la cajuela, el más castigado es el Swift (265 l) mientras el de corte familiar es el Ibiza (355 l).

 

 

Un punto en discordancia es el de las cajas de velocidades. Para el SEAT con el 1.0 solo existe caja manual de seis relaciones mientras que el tope de gama en el Suzuki incluye caja automática de seis escalones, con sus intuitivas manetas tras el volante. A descargo, el coche español dispone de cuatro programas de conducción: Eco, Normal, Sport e Individual. El japonés no cuenta con ningún modo extra.

 

 

En cuanto al interior, los mejores acabados los vemos del lado europeo. El Ibiza posee terminados de muy buena calidad y en esta versión FR hay detalles que enamoran como las vestiduras específicas o los paneles laqueados tipo piano en el tablero. Además, su pantalla táctil resulta más grande, a veces más sensible de lo esperado. Su cúpula agrupa correctamente sus relojes y la pantalla central ofrece suficiente información del viaje.

 

 

Del lado del Swift figuran terminados más bien promedio pero de buen gusto. Se nota la falta de un aislante sonoro más efectivo pues se percibe el ruido de la rodadura más de lo que nos gustaría. Eso sí, la cúpula tiene ese aire retro que enamora y sus mandos son terriblemente intuitivos, fáciles de memorizar. Además, el Suzuki posee buen equipamiento en comodidad –climatizador automático–, y seguridad –seis bolsas de aire, ESC–, asientos de mejor soporte lumbar y cámara de reversa. Eso sí, el Ibiza monta techo solar como extra, vestiduras específicas y las versiones más recientes ya incluyen las seis bolsas de aire y el ESC, un rubro apenas actualizado para encarar mejor al segmento porque el primer lote de Ibiza FR sólo ofrecía dos bolsas de aire. ¡Bien corregido SEAT!

 

 

Ambos tienen a favor una masa pequeña y un tamaño que les concede una maniobrabilidad ideal para las rutas citadinas. Quizás el SEAT puede parecer más normal en su conducción ya que su tren motor apunta a un formato más visto en este tipo de carrocería. Sin embargo, le ayuda mucho una suspensión de buen filtrado que le procura una marcha firme, con pocos sobresaltos merced a una amortiguación que califica de sedosa.

 

 

Mientras, el Suzuki se percibe al volante más voluntarioso, con ganas de hacer todo más rápido pues su tren motor presume una orientación más lúdica. Su rodado es menos efectivo pues la amortiguación califica de firme y dado su menor recorrido, la suspensión apunta a seca en tramos maltratados. Eso sí, no cansa pero puede ser muy saltona si la calle resulta muy maltrecha.

 

Volviendo al tema del corazón térmico, el Ibiza presume una caja ligeramente más larga que la del Swift, ello a pesar de que es manual y la segunda automática. Curiosidades de cada firma.

 

 

En los tramos urbanos no hay tanta diferencia en la actitud de cada uno de los subcompactos pero si dejamos el entorno civilizado las cosas sí cambian. Por ejemplo, en la zona de curvas de nuestra preferencia, el coche nipón se halla a sus anchas, a pesar de que no despliega una gran cantidad de potencia o par-motor. Su conducción es terriblemente intuitiva y gracias a su bajo peso –menos de una tonelada– resulta muy fácil insertarlo en curvas de casi cualquier radio -casi no hay subviraje-, volviendo el acto de conducir en una experiencia muy satisfactoria, divertida, perfecta en sensaciones para pieles entusiastas.

 

 

Por su parte, el auto español no lo hace mal. La suspensión ayuda mucho a gozar de una conducción veloz y si bien la caja apunta a un poco más larga, el empuje del tres cilindros desde las 2,500 rpm ayuda a conservar pasos expeditos en carreteras sinuosas, lo que sumado a la facilidad del punta-tacón, garantiza la diversión. Sin embargo, la diferencia de peso opina en los cambios de rumbo más cerrados, lo que se traduce en un subviraje ligeramente más evidente de lo que nos gustaría. Si comprendemos esta característica, todavía gozaremos de una experiencia muy satisfactoria pero algo menos envolvente que en el caso del Swift.

 

 

Donde el SEAT destaca es en los tramos de alta velocidad; se percibe mejor aplomado que el Suzuki, cuyo bajo peso puede incidir en cambios de masa bruscos, con un eje trasero más nervioso que en el caso del coche español. Cuestión de afinar los sentidos.

 

 

Otro punto a consideración es el gasto de combustible. En el europeo, si nos gana la voluntad por pisar el acelerador con frecuencia, veremos una pronta caída de la aguja del depósito de gasolina. En cambio, el asiático tiende a ser económico incluso si le exigimos ritmos veloces que demandan más utilización del fluido energético.

 

 

Si buscamos el mejor aprecio por nuestra inversión monetaria, la decisión sería el SEAT Ibiza FR, pese a la notoria diferencia de costo (poco más de 50 mil pesos). Su mayor tamaño, mejor interior y aceptación del consumidor promedio lo hacen más rentable por la etiqueta, aunque el rendimiento de combustible no es de sus mejores cartas, salvo que nuestra tacañería se imponga al momento de manejar.

 

 

No obstante, si es fiel creyente del menos es más y busca una combinación hartamente divertida, con el agregado de un apreciable ahorro en el gasto de combustible, la elección obvia apunta por el Suzuki Swift. Y encima es más barato pero también más pequeño, por lo que el tema de movilidad grupal resulta crítico si es una cuestión decisiva en nuestra elección.

 

SEAT Ibiza

Unidad probada

336,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Diseño sólido

-      Nivel de terminados

-      Empuje del motor

 

NOS GUSTARÍA

-      Caja más corta

-      Mejor consumo

-      Precio más razonable

 

 

Suzuki Swift

Unidad probada

282,990 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Aspecto coqueto

-      Manejo intuitivo

-      Ahorro de combustible

 

NOS GUSTARÍA

-      Mejores terminados

-      Más cajuela

-      Mejor insonorización

Resumen técnico

 

 

SEAT Ibiza

Suzuki Swift

MOTOR

 

 

Tipo/cilindrada:

L3, 999 cc turbo

L3, 998 cc turbo

Potencia máxima:

115 HP entre 5,000  y 5,500 rpm

110 HP a 5,500 rpm

Par máximo:

200 Nm entre 2,000 y 3,500 rpm

170 Nm entre 2,000 y 3,500 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

Caja:

Manual,

Automática,

 

seis velocidades

seis velocidades

Tracción:

Delantera

Delantera

DIMENSIONES

 

 

Largo x ancho x alto:

405 x 178 x 144 cm

384 x 173 x 149 cm

Distancia entre ejes:

256 cm

45 cm

Cajuela:

355 litros

265 litros

Peso vacío:

1,140 kg

945 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL(a 2,240 msnm)

 

 

0 a 400 metros:

18.23 s

17.61 s

Rebase 80 a 120 km/h

10.10 s

8.04 s

Frenado de 100 a 0 km/h:

38.2 m

37.2 m

Consumo medio:

15.9 km/l

17.3 km/l

 

Comentarios

también te puede interesar:

Comparativa

>Audi SQ5 vs. BMW X3 M40i

>Jeep Cherokee Overland vs. Jeep Cherokee Trailhawk 2019

>Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid vs. Tesla Model S P100D

>Nissan GT-R vs. GT-R Track Edition vs. GT-R Nismo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive