Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Toyota Yaris R: prueba de manejo

En Pruebas | Martes, 16 de Febrero 2016

compartir:

El sucesor del exitoso sedán Yaris no recurre a la tecnología de la casa, sino que aprovecha sus relaciones productivas con otro fabricante japonés para ofertar un coche interesante pero difícil de olvidar por su procedencia.  
 

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)       Fotos: Carlos Quevedo.

 

En otros mercados es normal ver coches de una marca con etiquetas de otra, por la gran diversidad de consumidores. La incursión del Toyota Yaris R como complemento de su exitoso sedán subcompacto –el actual permanece por un tiempo más–, mediante la sinergia productiva con Mazda propicia esta inusual circunstancia en la oferta mexicana: un Mazda2 en carrocería tricuerpo con marca de la T.

 

La razón más poderosa proviene de la fabricación de la casa de la M alada, cuya planta de Salamanca, Guanajuato, observa una tremenda capacidad de producción; desde el punto de vista fabril resulta contundente aprovechar al máximo esta disponibilidad tecnológica y logística.

 

 

Claro que existen diferencias en términos físicos generales, pues a pesar de observar la misma distancia entre ejes, las segundas puertas son más grandes y su frontal cambia mucho respecto al original creado por Mazda. Los rasgos agresivos de la fascia que apuntala la casi simbólica parrilla donde reluce el logo de elipses encontradas y la enorme “boca” evoca a un bagre de configuración robótica, monstruosa.

 

 

Sin embargo, el resto de elementos acusa menos cambios, casi cosméticos en lo mínimo. Por ejemplo, las calaveras y los costados aluden a los trazos maestros de un atractivo sedán 3. Por dentro, el tablero y todos los mandos son herencia directa del hatchback 2; solo varía el logo del volante y un poco la esfera del velocímetro, así como los otros dos relojes que nos ilustran sobre la circunstancia y estatus del vehículo. Incluso la pantalla al centro de todo el tablero no modifica su interfase gráfica, muy Mazda, lo que puede generar confusión en los habituales clientes del gigante automotor, pero puede ganar adeptos entre los automovilistas jóvenes o primerizos.

 

 

Uno de los pocos cambios notorios son los asientos delanteros. Presumidos como de cubo o de inspiración deportiva, no ofrecen el mismo soporte que los apreciados en los Mazda 2. De hecho, su banca más corta cansa en trayectos largos, lo cual no será bienvenido por los amantes de las travesías familiares.

 

 

En cambio, la cajuela y el suficiente espacio de la segunda fila concede oportunidad para pasajeros y equipaje sin padecer escasez de volumen, siempre en la consideración de su tamaño. Destaca la calidad de armado y los materiales no ameritan crítica severa pues todo califica muy bien acorde en su categoría.

 

 

El propulsor también deriva del corazón del 2. Un cuatro cilindros de 1.5 l atmosférico de 106 HP cuya administración corre por cuenta de una transmisión automática de seis relaciones. Quizá por el cúmulo de experiencia o por la filosofía ágil y divertida de Mazda –resumido mercadológicamente como zoom-zoom–, el tren motor resulta atractivo para una conducción ágil, expedita, ideal para los tramados urbanos.

 

Si bien su reducida potencia apenas le permite solventar pendientes acusadas, sobre todo cuando va al tope de carga, la caja ayuda a extraer lo mejor del 1.5 litros. Si usamos el modo Sport, el Yaris R observa una actitud proactiva interesante a ojos de quien ama manejar. Busca relaciones cortas a efecto de mantener al cuatro cilindros en la zona media-alta del tacómetro. Y basta dar ya un pisotón al acelerador o un toque a los frenos para que haya retención. Ello sustenta mucho una conducción veloz, siempre bajo la consigna de su carácter familiar.

 

 

Ayuda mucho una suspensión de notable filtrado y marcha que apunta a sedosa, solo castigada en pavimentos maltratados donde la economía de masa y construcción hace evidente su segmento objetivo. En vías sinuosas, el Yaris R observa una actitud de baja subvirancia, fácil de dominar y de pronta inserción en los trazados que le marquemos.

 

Curiosamente, en carreteras amplias puede llevarse fácilmente, aunque la escasa potencia de su corazón no le otorga alegrías, por lo que se halla mejor rodando sobre los 100 a 120 km/h, amén de que el gasto de combustible tiende a dispararse cuando superamos esta velocidad.

 

 

Sus frenos acusan buen tacto y las distancias logradas en nuestra sesión de pruebas hablan de una normalidad con aires de equilibrio. Todo muy sensato pero al día, muy bien parado frente a la tremenda competencia.

 

También conocido como Scion iA en el vecino país del norte, este sedán de origen Mazda etiquetado como Toyota presume buenas cartas de cara al segmento que enfrenta, uno de los más competidos en nuestro país. Su mayor rivalidad la hallará frente al Nissan Versa, el Ford Fiesta, los ejemplares de Chevrolet, Sonic y Aveo, –este último por razones de precio–, sin olvidarse de los recientes como el Suzuki Ciaz o el Dodge Attitude –un Mitsubishi Attrage por debajo de la etiqueta–.

 

 

Su gama de precios puede parecer alta, entre los 220 mil y 240 mil pesos, pero la oferta de este nivel ha crecido tanto en calidad como en equipamiento. Y en ese sentido, este Toyota califica muy bien. Habrá que esperar la recepción de los consumidores, tantos los nuevos que desea atraer la casa de la T como los clientes habituales que buscan crecer un poco sus expectativas de movilidad.

 

Unidad probada

238,800 pesos (a fecha de la prueba)

 

 

 

NOS GUSTA

-       Carrocería atractiva

-       Calidad de armado

-       Tren motor

 

NOS GUSTARÍA

-       Mayor diferenciación

-       Más potencia

-       Mejores asientos

 

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.5 l

Potencia máxima: 106 hp a 6,000 rpm

Par máximo: 140 Nm a 4,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 436 x 169 x 148 cm

Distancia entre ejes: 257 cm

Cajuela: 380 litros

Tanque de combustible: 44 litros

Peso vacío: 1,120 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 18.95 s

Rebase 80 a 120 km/h: 9.87 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 42.6 m

Consumo medio: 15.2 km/l

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Pruebas

>Mazda6 Signature 2019: prueba de manejo

>BMW 120i Sport Line 2019: prueba de manejo

>Mazda2 Sedán i Grand Touring 2019: prueba de manejo

>Kia Sedona 2019: prueba de manejo

>Ram 1500 Limited 2019: prueba de manejo

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive