Seguro Automovil Online

Precios y datos de todos los autos

Uno de los dos Duesenberg SSJ Roadster de 1935 alcanza récord en subasta

En Autos clásicos | Martes, 28 de Agosto 2018

compartir:

Fabricado especialmente para el actor Gary Cooper, se erigió como el auto americano más caro vendido en una subasta, superando al primer Shelby Cobra.  
 

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Hubo un tiempo en que los autos de lujo americanos eran tan apreciados como los británicos o los alemanes.

 

 

Si bien esta época está comúnmente asociada con Cadillac, hubo un fabricante que incluso se ganó su propio mote: Duesenberg. Los Duesy estaban a la par de modelos de Rolls-Royce, con enormes y confiables motores, mientras que la carrocería corría a cargo de una empresa externa que creaba auténticas esculturas a gusto del propietario.

 

 

Aunque no era una marca deportiva como tal, fueron capaces de establecer récords de velocidad en la década de los 20, poniéndose a la par en ese aspecto de fabricantes como Bentley, Maserati, Alfa Romeo, Jaguar o Bugatti.

 

Tristemente, fue de las marcas que no sobrevivió a la gran depresión ni encontró compradores o inversionistas tras la Segunda Guerra Mundial que quisieran traerla de vuelta, por lo que quedó relegada a los libros de historia… o casi, porque sus autos todavía son capaces de dar de qué hablar.

 

 

Este Duesenberg SSJ Roadster de 1935 es uno de los últimos construidos, pues la compañía cerró sus puertas en 1937. Sólo se fabricaron dos ejemplares, cada uno para un astro del cine de la época, uno para Clark Gable (Lo que el Viento se Llevó) y el otro, el que nos ocupa, para Gary Cooper (Por Quién Doblan las Campanas), con número de chasis J-563.

 

 

Se tomó la base del Duesenberg J y se recortó a 3.17 metros para hacerla más acorde a un biplaza, luego se le añadió un motor que no se vería mal en un auto moderno de alta gama, un ocho cilindros en línea 7.0 litros sobrealimentado que aún es capaz de producir más de 400 HP (uno de los más potentes de aquella época) con una velocidad máxima de 225 km/h y finalmente se le cedió a la casa LaGrande, en Indiana, una filial de Auburn, responsables del diseño y acabado de la carrocería.

 

 

Con un precio relativamente bajo para aquel entonces de 5,000 dólares, el auto pasó por varias manos, incluyendo el coleccionista D. Cameron Peck, que llegó a poseer ambos SSJ, el piloto Briggs Cunningham y finalmente Miles C. Collier quien, aunque afirma que no fue fácil deshacerse de esta pieza, lo puso a la venta el pasado fin de semana en la subasta de Monterey, California, donde se alzó como el auto con el segundo precio de transacción más alto, sólo superado por el Ferrari 250 GTO de 1962, que también estableció un récord.

 

 

La marca anterior para un auto americano estaba en poder del Shelby CSX2000 de 1962, el primer Cobra producido por Carroll Shelby y que se vendió en 2016 por 13.75 millones de dólares (MDD). Las expectativas para el Duesenberg estaban en torno a los 10 MDD, por lo que, con 22 MMD, no sólo las duplicó, sino que se erige como el auto de origen americano más caro vendido en una subasta, además del auto de preguerra más caro de todos los tiempos.

 

 

La cantidad recaudada servirá para apoyar el Rev’s Institute, donde la familia Collier exhibe su colección de documentos y autos clásicos y que se creó con el fin de “crear un legado de conocimiento sobre el automóvil como el artefacto tecnológico más importante de nuestra época”. Super Duper.

 

 

Comentarios

también te puede interesar:

Autos clásicos

>McLaren MSO restaura el F1 GTR Longtail 25R de 1997

>Autos de Paul McCartney y John Lenon, a subasta

>Un Ferrari 250 GTO de 1962 alcanza nuevo récord en subasta

>Alfa Romeo 8C 2900B Touring Berlinetta 1937, el mejor de Pebble Beach 2018

Videos Automovil Online

Facebook

Logo Comscore
Logo The Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Automotive