La aerotabla de Lexus, como un colchón de aire