Rolls-Royce Phantom III 1936: el segundo de los “Ocho Grandes”