SEAT, el guardián de las esencias