Un Ferrari 250 GTO de 1963 se vende por 70 millones de dólares