Sobre el odio a Ford y su inversión cancelada