F1

La frustración aparece en Gutiérrez