Esteban, feliz en IndyCar