El futuro del Beetle, incierto