Porsche demerita el control por gestos de BMW