Ford GT, con más electrónica que un jet