La llegada de SsangYong a Norteamérica gana fuerza