El reemplazo del McLaren 650S, para Ginebra