La Toyota C-HR de producción, para Ginebra