Regulaciones de la ONU evitarían 40,000 muertes en América Latina