Usan videojuegos para “entrenar” vehículos autónomos