El Fisker EMotion, sin baterías de grafeno