Categorías: Pruebas

Audi RS5 Coupé 2018: prueba de manejo

Por Juan Collín & Rogelio rivera    Fotos: José Luis Ruiz

Parece que fue ayer, pero el exitoso Audi A5 lleva ya casi una década en el mercado. La segunda generación del modelo está disponible desde finales del año pasado y ahora con la llegada de los primeros frentes fríos aparece la exclusiva versión RS5 que en AUTOMÓVIL hemos tenido ocasión de conducir en México, antes incluso de que se presentara a la prensa nacional.

El coche nos lo pusieron en Puebla y ya aprovechando, también en la pista de Amozoc. El kilometraje era bajo, de ahí que aprovecháramos los primeros kilómetros para terminar de soltar el motor. El auto es muy agradable de manejar, admite bien los desplazamientos urbanos, conducirlo a diario y si se escoge el modo Confort, las suspensiones Dynamic Ride Control con amortiguadores interconectados diagonalmente que limitan el balanceo en curva, ofrecen un ajuste relativamente suave y absorben con bastante eficacia las irregularidades del piso. El RS5 es, por tanto, un deportivo muy polivalente, que se puede tener de coche único, ya que además la carrocería de este coupé es perfectamente habitable para cuatro adultos y su correspondiente equipaje.

Pero no nos precipitemos, porque antes de contar cómo va el auto y las sensaciones que se obtienen a los mandos, conviene conocer un poco más sobre el nuevo RS5. Desde el punto de vista técnico, lo más llamativo, sin duda, es que el musculoso y afinado V8 atmosférico de 4.2 litros empleado hasta la fecha, deja paso a un nuevo V6 de 2.9 litros alimentado por dos turbocompresores. Una pena, pensarán algunos entre los cuales me incluyo, pero cuando se analizan las cifras, no queda más remedio que rendirse a la evidencia cuando se comprueba que si bien la potencia máxima se mantiene en 450 caballos, el nuevo motor V6 sobrealimentado desarrolla nada menos que 600 Nm a tan solo 1,900 rpm, mientras que el V8 se conformaba con 430 Nm a 4,000 rpm.

Por si esto fuera poco, el nuevo RS5 es 60 kg más ligero gracias a que el V6 pesa 31 kilos menos que el V8. Las comparaciones siguen resultando odiosas cuando se analizan las prestaciones. En el 0 a 100 km/h rebaja casi 1.2 segundos según nuestras mediciones para detener el cronómetro en 3.63 segundos, casi tres décimas menos que lo anunciado por el fabricante. En los 400 metros saliendo desde parado también mejora el registro del anterior RS5 en más de un segundo y la cifra supera el segundo y medio en los 1,000 metros de aceleración. Problemas con nuestro sistema de medición nos han impedido comprobar de forma científica el consumo de combustible, pero el fabricante anuncia una rebaja de un 17%. La disminución en emisiones, también es considerable.

El seis cilindros es más poderoso y eficiente, pero el V8 atmosférico girando a 8,000 rpm sonaba mucho mejor.

De lo que no puede presumir el nuevo motor es de la fabulosa melodía que emitía el V8; eso sí, está claro que empuja siempre con mucha más fuerza y contundencia. No hay tiempo de respuesta, desde abajo se muestra muy lleno, se recupera siempre con mucha fuerza y cuando se aprieta a fondo el pedal del acelerador se estira con gran facilidad y demostrando un enorme poderío hasta el corte de encendido que se produce a 6,700 rpm; lejos quedan las 8,200 rpm a las que era capaz de girar el V8 atmosférico respirando a pleno pulmón.

De todas formas cuando se exprime al máximo el V6 biturbo, la experiencia impresiona, el auto gana velocidad a ritmo vertiginoso, si bien es verdad que la sensación a los mandos es muy tranquilizadora. El RS5 va muy asentado a la carretera, casi como un tren sobre rieles, lo que permite mantener cruceros muy altos con una facilidad insultante. Gracias al refinado esquema de suspensiones y a los amortiguadores de dureza variable, que en el modo Dynamic cuentan con unos ajustes sumamente enérgicos, permiten una elevadísima velocidad de paso por curva. El sistema de tracción total quattro con diferencial deportivo (opcional) es el último recurso para conseguir que el RS5 sea un coche sumamente eficaz y fácil de llevar al límite. Cualquier conductor con un nivel medio puede sacarle un extraordinario partido, al contrario que ocurre con sus principales rivales, los Alfa Romeo Giulia, BMW M4 y Mercedes AMG C 63 Coupé, el RS5 se lo cree todo.

El tren delantero con dirección de desmultiplicación variable es bastante obediente y preciso, también muy rápido de reacciones, lo que redunda en la agilidad del coche. Aunque el reparto de par favorece siempre al tren trasero, éste va bien sujeto y en fase de aceleración es casi imposible que se insinúe a la salida de los virajes más cerrados cuando se estruja el pedal del acelerador a fondo; la sensación es que cada caballo se transmite al suelo para ganar velocidad. Nada que ver con los oponentes anteriormente mencionados, que requieren mucha más pericia a los mandos; bien es verdad que igualmente ofrecen más emoción y disfrute a los más experimentados. Las prestaciones que ofrece el nuevo Audi RS5 son extraordinarias; tanto es así, que mejora incluso las cifras oficiales.

En el RS5 todo son facilidades por su parte; en curva rápida transmite mucha tranquilidad, uno se atreve a atacar al máximo con total confianza y sale la sensación de que el coche se sujeta al asfalto como una lapa. La dirección es muy rápida, también permite apurar las trazadas al máximo, mientras que las ruedas traseras siguen fielmente el camino que les indican las delanteras y únicamente si forzamos las cosas en los cambios de apoyo lograremos que la trasera se descuelgue ligeramente. Nada que temer, ya que basta acelerar con suavidad o un ligero contravolante para recuperar la trayectoria; el RS5 es una auténtica belleza.

La tracción total también ha sido determinante para que el RS5 obtenga unas prestaciones sobresalientes, y prueba de ello es que de 0 a 100 km/h consigue endosar en torno a ocho décimas de segundo a los BMW M3 y M4, también al Alfa Giulia. En los 400 metros de aceleración la diferencia se reduce al entorno del medio segundo, mientras que en los 1,000 metros, cuando la ventaja en la arrancada que otorga la tracción total se va diluyendo, las cosas quedan mucho más igualadas. Y todo eso teniendo en cuenta que el coupé de los cuatro aros pesa aproximadamente 100 kilogramos más que los modelos de referencia.

Espectacular también el rendimiento de los frenos a la hora de parar, el equipo de discos cerámicos que montaba nuestro ejemplar (son también un opcional) ofrece una eficacia muy alta. No hace falta calentarlos demasiado para que tengan buen mordiente, el tacto del pedal es muy consistente y demuestran en todo momento ser sumamente potentes, estando además garantizada la resistencia a la fatiga, incluso en las condiciones más exigentes.

En el circuito, llevado al límite, pone de manifiesto una vez más lo fácil que lo hace todo, ni un mal gesto, ni una reacción imprevista, va siempre por donde se le indica y reacciona con total fidelidad a las órdenes que se le hacen con el volante. En la parte más veloz del trazado demuestra una eficacia superlativa, es capaz de enlazar los virajes a un ritmo vertiginoso y con una seguridad a los mandos que es muy difícil encontrar en otros deportivos de similares prestaciones. En la parte más lenta del trazado, este deportivo demuestra también su extraordinaria eficacia, pero los giros más cerrados, parece que se le atragantan un poco.

Lo mejor es que además del nuevo RS5 te bajas como si nada, sin apenas estrés y la sensación de que el coche lo hace todo solo. Desde luego en esta categoría los hay que ofrecen más emoción, más diversión, pero en términos de eficacia el coupé de los cuatro aros tiene poco que envidiar a nadie, mientras que en seguridad y tranquilidad a los mandos, no hay quien le iguale. Como decíamos al principio, un coche que hace fácil lo que para la mayoría es difícil.

Unidad probada

1,559,900 pesos (a fecha de la publicación, sin contar equipo opcional)

NOS GUSTA

–      Estética agresiva

–      Respuesta del motor

–      Eficacia de los frenos

NOS GUSTARÍA

–      Más sonoridad del escape

–      Mejor consumo

–      Menor peso

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: V6, 2,894 cc Turbo (2)

Potencia máxima: 450 HP a 5,700 rpm

Par máximo: 600 Nm entre 1,900 y 5,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, ocho velocidades

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,760 kg

Tanque de combustible: 58 litros

Largo x ancho x alto: 472 x 186 x 136 cm

Distancia entre ejes: 277 cm

Cajuela: 465 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 11.87 s

Rebase 80 a 120 km/h: 2.37 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 36.3 m

Consumo medio: 9.3 km/l

Automóvil Panamericano

Contenido reciente

Máquina del Tiempo AP: Dodge Royal Monaco

El Dodge Royal Monaco fue el ofrecimiento más lujoso de Dodge en nuestro país, un enorme automóvil que se aferraba…

13 diciembre, 2019 9:41 pm

Ferrari sí tendrá un eléctrico, pero hasta 2025

El CEO de Ferrari confirma que tendrán un auto eléctrico en su alineación, pero este no llagará antes de 2025.…

13 diciembre, 2019 4:47 pm

Audi lanza el paquete RS 25 Jahre

Los modelos RS de Audi cumplen un cuarto de siglo desde que se lanzó el RS2 Avant y hay un…

13 diciembre, 2019 2:43 pm

Luca De Meo, presidente de SEAT, ¿nuevo CEO de Renault?

Fuentes de la propia Renault, según publica la prensa francesa, quieren al actual presidente de Seat, Luca de Meo, como…

13 diciembre, 2019 1:38 pm

Cadillac cambia nomenclatura y se enfocará en la electrificación

Tal como hizo Lincoln, Cadillac dejará atrás la nomenclatura alfanumérica para sus nuevos modelos eléctricos, que rescatarán nombres históricos como…

12 diciembre, 2019 7:59 pm

Jeep Cherokee Limited 2020: Prueba de manejo

Una versión menos cara de un SUV poco común en el mercado, es pretexto suficiente para hacer kilómetros con este…

12 diciembre, 2019 7:56 pm