Categorías: Pruebas

BMW Z4 2020: Prueba de manejo

En 2015 BMW estrenó su plataforma CLAR (abreviación de Cluster Architecture). Es una plataforma modular que adiciona partes de aluminio y fibra de carbono a la estructura de acero. Está pensada para motores delanteros a gasolina, esquemas eléctricos e híbridos y propulsión trasera o tracción integral. Se encuentra presente en la última generación de todos sus modelos. Veamos cómo se comporta la preparación para el Z4 que se denomina G29.

Por Edmundo Cano              Texto: Gilberto Samperio                     Fotos: Carlos Quevedo

Un dos plazas no es un coche sensato. Vamos, apenas calificaría como posible vehículo conmutador de emergencia para esos días en que hay tiempo libre, o si se tiene el discreto deseo de gozar unos momentos de velocidad y adrenalina antes de enfrascarse en las labores habituales.

Un roadster como el BMW Z4 era, desde sus orígenes, el capricho de aquellos que amaban la conducción sin importar otras necesidades o requerimientos. De hecho, el concepto de roadster original –Inglaterra fue la cuna–, apelaba a un carro lo más sencillo posible, al punto de que no era necesario el techo pues sólo se utilizaba durante esos escasos pero amados días soleados de la campiña británica; bastaba una cabina para dos, mandos precisos y un chasís suficientemente ágil y fácil de llevar en casi cualquier camino sinuoso. La premisa era gozar la conducción ágil, divertida, sin prevalecer las altas velocidades o el mayor rendimiento térmico. Gozo puro.

Hace 20 años resurgió la moda por los roadsters, y hoy existen muy pocos ejemplares en este tenor. Así son las modas en la industria del automóvil, pueden durar uno o dos ciclos de vida útil –para los ajenos al mundillo técnico del coche, entre siete y 15 años–, o volverse la referencia icónica de un fabricante como ocurre con una de las honrosas excepciones llamada Mazda MX-5; la segunda persistencia material más apegada al concepto que eleva esas posibilidades de diversión es el BMW Z4 aquí presentado.

Estampa única

Por fuera, las afiladas líneas dan oportunidad a un primer volumen largo, mejor balanceado respecto a su último cuerpo también conocido como cajuela. Formas equilibradas por una cabina relativamente pequeña en su tamaño que dispone de suficiente espacio para conductores de talla grande –los alemanes en general no son menuditos–, cuya presencia más atractiva ocurre cuando el techo flexible se resguarda. Una estampa quizás exhibicionista pero claramente inspirada en la filosofía roadster.

Como buen BMW, la parrilla de doble riñón da pauta estética a una fascia más elaborada que consigue un frente único, perfectamente rematado por grupos ópticos largos y de última hornada, tecnología láser dicen los que saben. Le acompañan al costado las branquias que aligeran su perfil mientras la tapa final simula un alerón de aspecto orgánico no funcional pero atractivo a la vista.

Por dentro, las cosas repiten lo apreciado ya en los productos recientemente lanzados por la firma del círculo ajedrezado: dos pantallas atraen nuestra mirada, siendo la alojada bajo la cúpula la que nos presume esa nueva grafía y relojes simétricos en todo sentido –el tacómetro gira en sentido contrario a las manecillas del reloj; es raro–, así como la versatilidad informativa que permite la digitalización.

La segunda pantalla agrega la posibilidad táctil y aglutina el resto de funciones tanto de infotenimiento como del estado del tren motor, de las amenidades así como el navegador GPS e incluso nos muestra el historial sobre nuestro comportamiento al volante. Cualidades muy detallistas, ideales para fanáticos de las cifras y pormenores de la interacción hombre-máquina. Cierran la consola frontal los mandos del radio así como el breve visualizador del HVAC; sencillo pero práctico.

Los asientos tipo cubeta con ajustes eléctricos ofrecen un muy buen soporte lumbar, incrementado vía las riñoneras neumáticas ajustables al gusto. Como buen BMW, la posición es dominante, a pesar de que no apreciemos todo el largo cofre. La buena ergonomía ayuda a realizar todos los movimientos de manera intuitiva, muy fácil de dominar.

Dinamismo divertido

Quizá porque la evolución turbo de estos días concede un seis en línea de potencia notable –340 HP–, que en sus tiempos primigenios le hubieran correspondido a un tren motor de pretensión superdeportiva, ya no sorprende hallarlo en un vehículo de intención más lúdica que arrogante. Pero la eficiente transmisión automática de ocho escalones no sólo suaviza cualquier exabrupto del tres litros, sino que exprime el mejor momento del par-motor bajo cualquier solicitud de nuestra parte sin importar el modo seleccionado –Comfort, Sport, EcoPro, Adaptative–; ello sin olvidar el carácter proactivo de la caja, que autoriza retenciones a un pisotón y facilita la conducción de talante deportivo, a veces velocista, a veces milímetrica.

Así, durante nuestra valoración en las habituales carreteras de montaña que fungen de escenario ponderativo, gozamos de este Z4 al límite de sus posibilidades dinámicas.

Gracias a una marcha firme y excelente filtrado, su actitud ante las curvas califica de terriblemente neutral, casi no ocurre el consabido subviraje; sólo en el caso de que estimemos mal un vértice –apex– o acometamos con mucha alegría, percibiremos un finísimo desvío del trazado original. Pero nada que un simple giro de muñecas no corrija. Además, el balanceo tampoco surge, virtud de un chasís bajo bien planteado por la ingeniería de la casa bávara.

Si mantenemos el modo Sport Plus pero desconectamos el ESC, el eje trasero tiende a insinuarse un poco más –conectado apenas nos enteramos que deslizan las ruedas traseras–, lo que obliga a realizar un contravolante corto, rápido pero eficaz para retomar el rumbo y continuar con la diversión.

A estas habilidades se suma el empuje del seis en línea, que desde las 3,000 rpm ya presume esa energía abrumadora del turbo, cuya acción avasallante perdura hasta el corte de inyección –7,000 rpm–, circunstancia posible sólo en el modo Manual del selector de la caja. Acompaña en los escapes un bramido fuerte, sólido, que únicamente es interrumpido por los inevitables petardeos que afloran cuando reducimos uno o dos cambios de velocidad; una sinfonía de metalizados y roncos sonidos que embelesa el espíritu entusiasta de cualquier amante del coche.

Conclusión

Por devoción a la conducción divertida, propia de entusiastas, el BMW Z4 m40i analizado presume una etiqueta de casi 1.2 millones de pesos. Un costo elevado si vemos que no es nada práctico pero todo un capricho para el que ama el manejo al aire libre y le gusta gozar todas las sensaciones originadas por un coche de talante deportivo, terriblemente divertido y ameno en manos de fanáticos de la conducción precisa y emocionante. Sin duda un capricho pero muy seductor.

Datos Oficiales

PRECIO

$1,199,900 pesos (M40i)

MOTOR

Situación: Delantero longitudinal
No. de cilindros: Seis en línea
Bloque/cabeza: Aluminio/aluminio
Distribución: DOHC, 24 válvulas, VVT
Alimentación: Inyección directa con turbocargador
Cilindrada: 2,998 cc / 3.0 0
Diámetro x carrera: 82.0 x 9476 mm
Compresión: 11.0:1
Combustible: Gasolina, 92 oct
Potencia máx. 340 hp entre 5,000 y 6,500 rpm
Par máximo 500 Nm (368 lb/pie) entre 1,600 y 4,500 rpm


TRANSMISIÓN

Caja: Automática, 8 velocidades
Tracción. Trasera
Embrague: Convertidor de par


BASTIDOR

Suspensión delantera: MacPherson
Suspensión trasera: Multibrazo, 3 elementos
Elemento elástico: Resortes helicoidales
Estabilizadora del / tras. Sí/Sí
Frenos delanteros: Discos ventilados
Frenos traseros: Discos ventilados
Dirección: Eléctrica
Giros del volante: 2.0
Diámetro de giro: 10.4 m


RENDIMIENTOS

Velocidad máxima: 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 4.6 s
Consumo medio: 13.5 km/l
Emisiones de CO2: 169 gr/km


CARRROCERIA

Peso/báscula: 1,535 / 1,540 kg
Largo/Ancho/Alto: 432/186/130 cm
Dist. entre ejes/vías: 247/159-158 cm
Cajuela: 281 litros


Nuestras mediciones

Potencia: 365.6 hp a 5,720 rpm
Par: 550 Nm (405 lb-pie)
a 3,150 rpm
Relación peso/potencia: 4.21 kg/hp
Potencia específica: 121.94 hp/l
0-100 km/h 5.08 s
100-0 km/h: 34.8 m
Consumo medio: 10.5 km/l
Costo de neumáticos: $33,380 pesos
Gasto anual de combustible: $40,000 pesos
Servicios 60 mil km Sin costo
Automóvil Panamericano

Compartir
Published by
Automóvil Panamericano
Tags: auto deportivoBMWBMW Z4BMW Z4 M40iConvertibleDeportivoL6RoadsterTurboturbocargadorZ4

Contenido reciente

  • Noticias
  • Verde

Chevrolet Menlo EV, eléctrico sólo para China

Chevrolet lanza detalles del Menlo EV, un crossover eléctrico desarrollado para el mercado chino, con más de 400 km de…

24 febrero, 2020 1:55 pm
  • Autoshows

Previa Salón de Ginebra 2020: Aston Martin DBX by Q

La división de personalización Q de Aston Martin, nos da un pequeño adelanto de lo que son capaces de hacer…

24 febrero, 2020 11:54 am
  • Lanzamientos
  • Nuevos modelos

El Chevrolet Corvette C8 Stingray 2020 ya tiene precios para México

Chevrolet confirma precios y nivel de equipamiento del Corvette C8 Stingray 2020 en México. Estará disponible en dos versiones a…

22 febrero, 2020 4:09 am
  • Especiales

Los conceptos secretos de Bugatti

Estos tres extraordinarios conceptos de Bugatti plantearon, en su momento, ampliar la gama de la firma de Molsheim, pero por…

21 febrero, 2020 8:02 pm
  • Noticias
  • Verde

El Lotus Evija 2020 se prepara para producción

Los prototipos finales del Lotus Evija 2020 ya se preparan en una nueva instalación, creada exclusivamente para producir el hiperdeportivo…

21 febrero, 2020 5:50 pm
  • Industria
  • Noticias

Consumer Reports: marcas y modelos mejor valorados en 2020 en EE.UU.

Consumer Reports nos comparte su estudio de 2020, donde menciona cuáles son las marcas y modelos mejor valorados por los…

21 febrero, 2020 3:54 pm